Si un damnificado por los terremotos de Nepal, o una mujer que lucha por la paz en Myanmar, o una niña que quiere ir a la escuela en Bangladesh, tuvieran puesta alguna expectativa en las elecciones del próximo domingo, ésta se vería frustrada por una dura realidad. Apenas importan. Apenas aparecen en los programas de los partidos, menos aún en los discursos.

Hoy en día, cuando decimos el nombre de Pablo Iglesias, a nadie le viene en mente la figura del fundador del PSOE y es que el líder del partido Podemos se ha convertido en poco tiempo, en una de las figuras más importantes del panorama político actual. Y es que Iglesias ha conseguido la atención de la opinión pública adoptando ideas y conclusiones del movimiento del 15M por lo que es de interés y un modelo a seguir para gran parte de la población joven de nuestro país que antes de los movimientos de los "Indignados" no mostraban está pasión por la política.

Está mi cuerpo desconcertado, no  está preparado para estas temperaturas en plena primavera. Y es que no hemos alcanzado todavía el ecuador de mayo y los termómetros ya superan los 35ºC. Los informativos se llenan de reportajes de transeúntes que afirman a cámara que este calor no es normal. Las típicas veteranas, abanico en mano, afirman que es el mayo más caluroso que recuerdan. Una vez los ciudadanos se han quejado, colocan las declaraciones del experto que explique el por qué de esta situación. El problema esta vez es que ha entrado una bolsa de aire caliente procedente de África. Vamos, la calima, de toda la vida. La que, también  de toda la vida, hemos sufrido a en pleno verano.

He terminado recientemente 1984 de George Orwell. Sí, esa novela sobre una futura tiránica sociedad londinense dominada por la omnipotente y omnisciente figura del Big Brother. Conforme pasaba las páginas mi miedo y alarma aumentaban. Quizás ya no vivamos en el siglo XX, pero parece que las premoniciones de Orwell no iban demasiado desencaminadas. Y no hace falta que os cuente de principio a fin toda la historia –aunque supongo que la gran mayoría conoceréis esta novela− sólo con el lema de El Partido uno ya siente cierto deja vú. Cito textualmente:

Se cumplen 65 años de la Declaración Schuman en un momento en el que la idea de la Unión Europea se debate más que nunca y surge la necesidad de una nueva narrativa entre los jóvenes para hacer llegar el proyecto europeo.

Siempre piensas y crees que no eres racista. Para ti el origen de las personas nunca será un problema. El color, la manera de hablar o las costumbres nunca afectarán en tu forma de relacionarte con los demás. Sin embargo, soy europeo, tengo estudios superiores, hablo bien el castellano y lo más importante tengo apariencia caucásica. Estoy en el lado bueno.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.