Se recogen en un solo volumen todos los cuentos de Navidad de Dickens

Algunos biógrafos de Charles Dickens han llegado a decir que fue este escritor, con la publicación de su obra “Canción de Navidad”, quien inventó ese sentimiento que inunda el alma de las gentes durante las fechas navideñas. Lo que parece ser cierto es que en el siglo XIX la Navidad no era en Inglaterra la época festiva en que más tarde se convertiría y también que, desde sus primeras novelas, Dickens mostró su preocupación por establecer en estas fechas un “espíritu navideño” que en cierto modo es el que perdura en la actualidad. Para él, la fe cristiana era una versión ampliada y excelsa de los valores que proponía en este relato navideño, mezclada con sus propios recuerdos y con la denuncia social que caracteriza su obra.

No salgo de mi asombro al saber que el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto detraer 21 bomberos plenamente operativos del servicio para dedicarles a tareas de información interna y externa. Son profesionales que dejarán de coordinar la labor en siniestros para lidiar con una tarea no menos delicada que es la información en grandes emergencias y catástrofes. Y creo que sé bien de lo que hablo después de 17 años al frente del gabinete de prensa de bomberos de la Comunidad de Madrid y del Servicio de Información de Emergencias 112.

Lecturas para después de los atentados terroristas de París

La idea de bárbaros que se nos transmite desde nuestros primeros contactos con la historia es la de pueblos nómadas que invaden a sangre y fuego civilizaciones avanzadas para imponer un nuevo sistema basado en valores como la fuerza y la violencia. El ensayista alemán Wolfgang Schivelbusch dice (La cultura de la derrota) que el miedo a ser derrotados y destruidos por hordas bárbaras es tan viejo como la historia de la civilización. Por eso la metáfora ha sido utilizada con frecuencia en la literatura (Esperando a los bárbaros de J.M. Coetzee) y el cine (Las invasiones bárbaras de Denys Arcand) para denunciar tanto los peligros de adoptar nuevas costumbres y valores como los métodos para impedir una supuesta destrucción sutil de nuestros modelos de cultura y civilización a cargo de elementos infiltrados. Los procedimientos a través de los que se manifiestan los nuevos bárbaros serían las mutaciones culturales y la inmigración.

Los periodistas que trabajan en gabinetes de prensa y los bomberos tienen una cosa en común: se dedican a apagar fuegos. Una similitud, que –y permítanme el sarcasmo- ha prendido fuego en la mente de la alcaldesa Manuela Carmena y en la de los 21 bomberos del Ayuntamiento de Madrid que ya se encuentran formándose para ejercer de periodistas.

El próximo 6 de diciembre, salvo evento imprevisto, Venezuela celebrará elecciones parlamentarias para configurar su Asamblea Nacional. La cita electoral tiene de todo para ser controvertida. Con la política del país abierta en canal por la permanencia en prisión de los nombres más representativos de la oposición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y una compleja situación económica, Caracas promete espectáculo.

No eran más de las diez de la noche cuando salía de la habitación de mi hijo con una sonrisa. Acababa de leerle uno de sus cuentos favoritos y dormía abrazado a su mantita de peluche. En ese momento, con mi otra hija soñando en su cuna, mi mundo tenía sentido pero solo un segundo después todo se desmoronó. A través de una notificación de WhatsApp en la pantalla de mi móvil me enteraba de que París había sufrido un ataque terrorista. Desde ese instante hasta pasadas las dos de la madrugada estuve pegada al móvil, concretamente a Twitter, donde las informaciones corrían y el horror de la capital gala cobraba forma.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.