José Ignacio Wert, ministro de Educación

Siete. Siete son los colores del arco iris. Siete las notas musicales. Siete es la cifra que suman las caras opuestas de un dado. Siete son los días de la semana y los siete enanitos. Siete novias para siete hermanos. Siete vidas tiene un gato. Y siete son los pecados capitales. ¡Ah! Y siete son ahora las reformas que lleva la educación en nuestro país. Pero hablando de pecados, ministro Wert, ¿no cree usted que ha pecado al conseguir que finalmente salga adelante esta nueva ley?

 

  José Luis Dader

  Profesor de Periodismo. UCM

 

 

Algo anda mal en la mente de ciertos estudiantes de nuestra Facultad que se dicen inspirados en Gandhi, cuando confunden la resistencia civil de aquel libertador con la coacción de los llamados ‘piquetes informativos’ y sus barricadas, durante la reciente huelga supuestamente general de hace unas semanas.

Actualmente se han puesto de moda las ruedas de prensa sin preguntas, proliferan los comunicados de prensa y la labor de los gabinetes aumenta considerablemente. En la época de crisis que nos ha tocado vivir, la sociedad necesita respuestas y los periodistas tienen la labor de actuar de intermediarios entre las instituciones públicas y los ciudadanos para proporcionarles esa información.

 

Carmen del Riego

Presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM)

 

Los expertos fijan entre los tres y los cuatro años, la etapa en la que un niño no hace otra cosa que preguntar ¿y por qué?, acabando incluso con la paciencia de sus padres. Preguntas con las que pretenden obtener datos que les permitan entender el mundo que están descubriendo. Para conseguirlo necesitan que sus padres se lo expliquen con sus respuestas.

Pues lo mismo ocurre con los periodistas, intermediarios de los que se sirven los ciudadanos para comprender la sociedad en la que viven cuando llegan a la edad madura, para hacer lo que ellos hacían de pequeños, preguntar.


Paloma Abejón

Profesora Asociada de Periodismo I

 

Ahora que muchos especulan sobre las transformaciones que registrarán en un futuro inmediato los medios de comunicación convencionales, lo que debe preocuparnos a todos, lo que está encima de la mesa, no es si dentro de unos años habrá periodismo impreso o no, sino si habrá un periodismo sin periodistas o, cuando menos, sin periodistas que realicen sus trabajo como marcan las pautas de la profesión: investigando, contrastando y publicando.

No se trata sólo de las ruedas de prensa sin preguntas o de la emisión de bloques electorales ya montados en nuestras televisiones, hay muchos más peligros de los que no se habla y de los todos estamos siendo cómplices, como la reproducción casi íntegra y sin cuestionamiento alguno de las miles de notas de prensa oficiales que inundan las redacciones.


Virginia Linares Rodríguez

Doctora en Ciencias de la Información

 

Una tarea constante que tiene el periodista en su labor diaria es la búsqueda de la verdad, todo esto en base a hacerse preguntas e investigar sobre lo acontecido. Es realmente una hazaña obtener declaraciones sobre situaciones incómodas de las que los políticos no quieren hablar pese a que la sociedad desea y necesita escucharlas; para ello los partidos PP y PSOE no han tenido mejor idea que imponer las ruedas de prensa sin preguntas. Ya en algunos casos las preguntas debían ser previamente filtradas para evitar improvisaciones de los entrevistados, esta nueva modalidad de periodismo que quieren utilizar los políticos es sin duda la estocada final a la profesión.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.