×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 765

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 908

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 855

Jueves, 11 Febrero 2016 11:42

El gobierno del desgobierno

Escrito por 
Sergio Príncipe Sergio Príncipe

España vive un periodo de telenovela política. Basta con acercarse a los periódicos cada mañana o dejarse llevar por las tertulias radiotelevisivas para darse cuenta  de ello. No falta ningún elemento: una buena trama, unas intrigantes filtraciones y un elenco de héroes y antihéroes dispuestos a dar juego. Observo el espectáculo con una media sonrisa tratando de adivinar la secuencia final. En realidad me preocupa que el tema acabe por darme la impresión de que estoy viendo un capítulo de Los Simpsons. Detecté el riesgo durante la campaña electoral, entre baile, debate y ausencias; pero de momento la situación se ha contenido en una atmósfera de suspense del malo. A nuestro vecino de La Moncloa parece que de momento, pero sólo de momento, nadie quiere hacerle la cama en los recovecos de Génova. Lo cual le da tranquilidad suficiente como para seguir fumando su consabido puro con aire de estratega mientras sueña con ver, de una vez por todas, que los intentos por pactar un gobierno ¾¿estable?¾ le explotan en las manos a Pedro Sánchez. Tal vez por eso en ocasiones premia a su público con algún golpe en la mesa contra la inercia del trinque que algunos en sus filas no sólo practicaban sino que difundían y sacralizaban, aunque luego lo haga desvanecer, como acabamos de ver, con gestos como el precinto a Rita Barberá en la Diputación Permanente del Senado. En este punto del ‘show’, la actuación de los secundarios, deseando cantar hasta el aria más complicada después de onerosos años de silencio es, cuanto menos, impagable. Ya se sabe: la memoria es porosa y funciona por oleadas…

Mientras, es evidente que al líder socialista le va el riesgo. Poco se habla hoy de las disensiones ¾quizás porque es el momento de afilar los cuchillos¾ que tuvo que soslayar Sánchez antes de abanderar el intento de resolver la ecuación inconclusa del 20-D. Por su parte, Iglesias disfruta de su momento, bien en su uniforme habitual, bien enfundándose un esmoquin para sorpresa del personal. Se apunta así pequeñas victorias que saben a pachanga de recreo de colegio, como la redistribución de los escaños de Podemos en el Congreso. ¿De veras consideran que este asunto es de vital importancia para los ciudadanos? Si en realidad, lo que estamos deseando en España es que los diputados, da igual el partido, hagan uso de ellos y asistan y trabajen, independientemente de si se ubican en el ‘gallinero’ o en la zona noble. Quien anda cuadrando cuentas y revisando cada movimiento del tablero es Rivera, que trata de recuperarse de unos resultados en las urnas que no fueron los que esperaba. En cualquier caso se afana consciente de que es su oportunidad.

¿Y mientras? Mientras, nada. Bueno sí. No faltan las opiniones de aquellos, como la Comisión Europea, que dicen que no quieren influir pero lo hacen (conscientemente) alertando de los riesgos de esta incertidumbre política y de las cuentas pendientes que quedan por pagar. Insisten en vendernos una recuperación que podría desvanecerse si no se deshace la madeja política. Yo sigo preguntándome que de qué recuperación hablan cuando las bolsas de medio mundo andan temblorosas. Pero al margen de estos detalles, en realidad no ocurre nada. Sirvan como ejemplo los 540 días que Bélgica no tuvo gobierno. Ahora bien, también sé que la templanza de los españoles no es la misma que la de los belgas. Y tenemos, nuestras razones. Los protagonistas de la trama de esta Legislatura que aún anda orientándose siguen definiendo sus líneas rojas, esas que dicen que no van a sobrepasar. De lo que quizás no quieren darse cuenta es de que no se han marcado la línea roja que verdaderamente importa: la de la paciencia del ciudadano.

 

 

Visto 780 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.