×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 848

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 855

Miércoles, 13 Marzo 2013 22:00

La otra cara de la crisis

Escrito por  Mariam Kiziryan

Fuente: econodia.com

¿La crisis tiene lados buenos? Todo lo tiene, aunque a veces cueste admitirlo. Las únicas palabras que se han estado pronunciando desde el comienzo de la depresión económica han sido las de bancarrota, recortes, desempleo, subida de precios, recesión, crisis, prima de riesgo... Sin embargo, los hay que ponen una sonrisa ante esta situación.

La depresión económica afecta mayormente a familias y pymes; sin embargo, hay muchos sectores que no solo están sobreviviendo a ella sino que, además, están aumentando sus ingresos.


Se lleva el "barato, barato". Por eso mismo, los primeros favorecidos por esta recesión son todos los comercios que ofrecen bienes y servicios con precios asequibles, independientemente del tipo del que sean. Algo que favorece a las tiendas de todo a cien, a los outlets de equipamiento particular y del hogar y a las firmas blancas, cuyo uso ha crecido casi un 53% en la primera parte de 2011, según la consultora TNS. Ésta última además asegura que Mercadona (con su marca propia, Hacendado), Carrefour, Día y Lidl son las marcas de comercialización que más cuota de mercado están ganando aproximadamente en los dos últimos años. Las marcas tradicionales como Nestlé, Danone, Campofrío o Pascual han bajado las ventas en un 15% en el año 2011, lo que llevó a los representantes de las marcas líderes a realizar una campaña publicitaria dando importancia al valor de estas marcas.

Según una publicación de la consultora Hays, especializada en la selección de personal, los alimentos básicos han visto un considerable crecimiento en los últimos meses. Esta situación ha tenido un especial impacto en la comida rápida, por los cambios en los hábitos de consumo de los clientes, que ante la falta de ingresos disminuyen sus salidas a restaurantes y buscan fórmulas económicamente más accesibles para sus bolsillos. “He visto entrar al McDonalds gente que nunca pensé que entraría”, afirma Sara Peñas, repartidora de flyers de esta empresa de comida rápida, que cuenta sorprendida haber visto a una pareja de clase alta recoger un ticket descuento y pasar al restaurante.

Pero, por otro lado, la economía es una variable social que permite muchos puntos de vista. Así es, que hay muchos economistas que no creen en sectores beneficiados por la recesión económica a pesar de lo que confirman las estadísticas. Juan Pulido Pulido es uno de ellos y explica que “no es que haya sectores beneficiados sino que hay sectores pequeños presbítero dentro de los sectores”. Comenta que por ejemplo, en el sector automovilístico, el año 2011 ha sido la peor anualidad en dos décadas. Aunque este dato solo hace referencia a los coches de gama media pues los de gama alta han visto incrementadas sus ventas. También pone otro ejemplo diciendo que siempre que pasa por el restaurante de lujo que hay al lado de su casa siempre está a rebosar de gente.

Los productos lujosos o premium van a aguantar mejor porque sus clientes no sufren la crisis. Son pocos pero prefieren ahorrar en otras cosas a las que dan menos valor.  Este tipo de productos saldrán adelante porque sus clientes no sufren la recesión económica. Son pocos pero prefieren ahorrar en otras cosas.

Y, ¿qué ocurre, por otro lado, con las tiendas de todo a cien? Lo que pasa es que están en la misma situación que los supermercados que tienen marcas propias, es decir, no añaden la plusvalía en el precio del producto o si lo hacen esa cantidad es mínima. María Madero, dependienta y dueña de un comercio de todo a cien reconoce que en el período 2009-2011 no ha bajado sus ventas salvo algún mes en concreto. “Es en época de crisis cuando la gente se da cuenta de que hay otras posibilidades en el mercado porque en tiempos de bonanza pocos eran los que ponían una gran diferencia entre nuestras tiendas y las especializadas” afirma con euforia por haber podido salvar su comercio de las garras de la crisis. Pero es verdad, que reconoce que en el ejercicio 2012 sí que ha habido descenso en las ventas, pero ella explica que es debido a que la situación se ha agravado más y que las personas no es que prefieran comprar barato sino que han descendido cualquier tipo de gasto.

Sin embargo, ofrecer precios mínimos por debajo de los de la competencia es la segunda causa de éxito de este tipo de comercios; la primera causa es cómo consiguen sobrevivir manteniendo esos precios tan bajos. Esto es gracias a que los artículos se suministran en unidades pequeñas, los productos son genéricos y de baja calidad a menudo fabricados especialmente por estas tiendas; y porque el producto se compra directamente a fabricantes de sus restos de serie, artículos descatalogados, exceso de existencias o fuera de temporada.

R.O.S, ama de casa, cuenta que en su casa lo que se intenta mayormente es que si algo se rompe no comprar otro sino arreglarlo. “Una caldera en pleno invierno es algo de lo que no se puede prescindir para una familia numerosa con padres en paro; ¿por qué comprar otra si se puede arreglar?”

Las declaraciones de R.O.S explican la superación en período de crisis de los oficios como la de los fontaneros, los zapateros o los sastres.

“Es más fácil llamar a un fontanero cercano, pero no sólo por el hecho de que sea conocido sino porque la compañía de gas cobra no sólo por la pieza que recambia sino también por el transporte, que llega a ser siempre el precio de la pieza cuadriplicado” declara Consuelo Marchante, también ama de casa, indignada por el servicio.

Sin embargo, también es muy interesante el punto de vista teórico que exponen algunos economistas que viene a decir que la crisis, no puede generar beneficios de  ningún tipo aunque haya sectores que crecen por la búsqueda de las familias de bienes y servicios sustitutivos.  Esto es porque tiene más peso que todos sigan consumiendo bienes primarios a que unos pocos consuman bienes sustitutivos. Es decir, volviendo a los casos de la fontanería, para la economía del país es mejor que los ciudadanos compren a que reparen. Sin embargo, a la cuestión de qué pesa más, el ahorro de las familias o el consumo privado responde que depende de la política de ejecución del gobierno del momento.

La superación de estos sectores probablemente se mantenga hasta que los españoles destinen el dinero que les sobra (si es que les sobra) no a ahorrar sino en gastarlo en ocio, moda, viajes y tecnología. Sin embargo, esto sucederá cuando la moneda cambie de cara, que según Juan Iranzo, vicepresidente del Instituto de Estudios Económicas, será difícilmente antes de 2016, cuando España pueda crecer en un 2%.

Y mientras se espera que la moneda, y con ella la crisis, cambien de cara se seguirá recordando el mensaje de las viejas películas de Walt Disney y de la Historia Universal, que vienen a decir que los malos momentos, por muy malos que sean, tienen su lado bueno. Aunque es de reconocer que en el conjunto de la economía, el lado bueno o malo de las cosas no afecta al conjunto de la sociedad sino a los ciudadanos individuales.

 

Visto 1523 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.