×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 804

Miércoles, 11 Noviembre 2015 00:22

El acoso escolar o el sufrimiento silencioso

Escrito por 

El problema del acoso escolar ha existido en colegios e institutos desde hace mucho tiempo. Es por esto por lo que poco a poco los centros empiezan a ser conscientes de que sus efectos dañinos son capaces de afectar tanto en la niñez como en la edad adulta, lo que hace necesaria siempre una actuación inmediata.

Según Rosario Linares, psicóloga experta en acoso escolar, se trata de “una conducta agresiva que ejercen los niños o jóvenes hacia algún compañero del colegio con el fin de hacerle daño, humillarle o molestarle”.

“Este comportamiento no se limita a un acontecimiento aislado, sino que se repite y prolonga durante cierto tiempo debido a la ignorancia o pasividad de quienes miran hacia otro lado”, añade Beatriz Eguren, estudiante de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid.

Estadísticamente, el acoso se centra en un maltrato psicológico cuyos protagonistas suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia, siendo ligeramente mayor el número de víctimas femeninas.

Fases del acoso escolar

Rosario Linares comenta que “el acoso escolar normalmente se va desarrollando en varias fases que van desde las bromas y las burlas hasta el maltrato físico. La reacción de la víctima hace que el problema se retroalimente a sí mismo”. “Esto va minando la autoestima de la víctima, así como su desempeño social y su rendimiento académico”, añade.

En concreto, el proceso consta de cinco fases: desencadenamiento del proceso instigador, hostigamiento y acoso, asesinato psicológico, manifestaciones psicosomáticas graves y expulsión o autoexclusión escolar.

En primer lugar, el desencadenamiento del proceso instigador se puede producir como consecuencia de cualquier hecho puntual como orinarse delante de la clase o sacar notas demasiado brillantes.

A continuación, da comienzo el hostigamiento cuando el acosador manipula a otro grupo de personas para maltratar psicológicamente al acosado. Según Beatriz Eguren, se produce “una situación de desigualdad entre el acosador y la víctima. El acosador normalmente está apoyado por un grupo que le sigue y la  víctima suele estar indefensa y ser incapaz de salir por sí misma del acoso”.

Después, el asesinato psicológico llega cuando el niño acosado comienza a creer que lo hace todo mal y a compartir la visión pesimista que le transmiten sus compañeros sobre sí mismo. Así, se derrumba y comienza a desarrollar los primeros síntomas de indefensión.

La fase de las manifestaciones psicosomáticas graves se produce con la llegada del estrés postraumático (pesadillas, ansiedad, temblores) o el autodesprecio.

Miembros del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo han realizado el Estudio Cisneros X “Violencia y Acoso escolar”. Según el estudio, un 53% presenta síntomas de estrés postraumático, un 54,8% de depresión, un 38% de autodesprecio, un 57,2 de disminución del autoestima, y hasta un 15% presenta ideas suicidas recurrentes.

Por último, llega la expulsión o autoexclusión escolar cuando la víctima no aguanta más y toma medidas. En el mejor de los casos, el niño cambia de colegio e intenta volver a la normalidad poco a poco.

Tipos de acoso escolar                                              

Actualmente, el acoso escolar se clasifica en varios tipos o categorías, aunque puede darse más de una al mismo tiempo. Algunos de estos son: bloqueo social, hostigamiento o manipulación social.

Según el Estudio Cisneros X anteriormente mencionado, el bloqueo social se da en el 29,3% de los casos. Esta categoría incluye las acciones de acoso escolar que tienen como objetivo bloquear socialmente a la víctima, aislarla socialmente y marginarla.

El hostigamiento consiste en realizar acciones de acoso psicológico que manifiesten desprecio y falta de respeto hacia el afectado. Esta burla, menosprecio y ridiculización marcan los inicios de un proceso de acoso que será difícil parar.

La manipulación social agrupa conductas de acoso que pretendan transmitir una imagen social equivocada del niño, es decir, consiste en manipular al resto del grupo para enfrentarlos con el acosado.

Por otro lado, la experta en acoso escolar Rosario Linares clasifica los tipos de acoso escolar en: físico, verbal y social. La psicóloga explica que el acoso físico es aquel en el que “el niño o sus pertenencias sufren agresión física”, el verbal se basa en “insultos, motes, bromas de mal gusto o cotilleos, entre otros”, y por último el social “excluye al chico del grupo o eventos”. 

Prevención

La prevención del acoso escolar es tanto responsabilidad de los padres, como de los profesores o medios de comunicación que rodean diariamente al niño. Así pues, se estima que una prevención exitosa debe implicar una intervención individual, familiar y sociocultural.

En primer lugar, la prevención primaria sería responsabilidad de los padres y de la sociedad. “Es importante educar en inteligencia emocional, promoviendo en los hijos los comportamientos asertivos y enseñarles a respetar a los demás”, aconseja Rosario Linares.

Después, la prevención secundaria consistiría en medidas llevadas a cabo por el profesorado, ya sea resolviendo conflictos escolares, desarrollando habilidades adecuadas para la prevención o actuando en defensa de los niños en riesgo de ser marginados o excluidos.

Por último, la prevención terciaria se aplicaría sobre los protagonistas de los casos de acoso escolar, es decir, los instigadores o acosadores que maltratan al acosado. Estos deben ser educados bajo valores como el respeto o la empatía.

“La víctima debe sentirse apoyada tanto por la escuela como por sus padres y debe saber que es bueno pedir ayuda. Hay que explicarle  que pedir ayuda no lo convierte en alguien débil, sino al contrario, que las personas realmente inteligentes son aquellas que saben cuándo es necesario apoyarse en los demás para resolver los problemas”, añade la experta en acoso escolar.    

Según Beatriz Eguren: “Todos los centros deben desarrollar planes donde se garantice una intervención a la primera señal (humillación o insultos) para que la violencia no se agrave ni se repita. Además, estos deben trabajar activamente para que todo el alumnado tenga amigos en la escuela ya que actualmente en el instituto, el 1,2% afirma no tener ningún amigo y hasta un 9% tiene una integración débil”.

Casos de acoso en España

Los periódicos de España se llenan día tras día de casos de acoso escolar con finales trágicos. Por muchos años que pasen, este fenómeno es una de las principales preocupaciones de colegios e institutos.

“Libre, libre. Mis ojos seguirán aunque paren mis pies” fueron las últimas palabras que dejó escritas Jokin Zeberio, de 14 años de edad, minutos antes de suicidarse tirándose al vació desde lo alto de la muralla de Hondarribia, en Guipúzcoa. Esto sucedió en septiembre de 2004, tras años de humillaciones, amenazas, insultos y palizas a manos de sus compañeros de instituto. 

Otro caso más reciente es el de una madrileña de 16 años, la cual se suicidó en mayo de este año tras sufrir acoso escolar. La familia de la menor, que tenía una discapacidad intelectual y motora, había acudido semanas antes a la policía para denunciar que un alumno del centro exigía dinero a su hija y la coaccionaba con mensajes.

En definitiva, el acoso escolar sigue siendo uno de los problemas principales en todo tipo de centros españoles, debido a la falta de prevención y protección por parte del profesorado y de la policía. Mientras no se tomen medidas al respecto, los periódicos seguirán llenándose diariamente de casos como los del joven vasco o la menor madrileña.

 

Visto 1542 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.