Jueves, 21 Noviembre 2013 01:00

El rostro del tiempo

Escrito por  Marta Rojas

La Fundación Canal acoge “Magnum´sFirst”, la primera exposición que los fundadores de la agencia Magnum decidieron enseñar al público, y que desde 1956 no veía la luz. La colección muestra los fundamentos con los que la agencia nacía: dedicarse al fotoperiodismo de forma independiente. Muestra de ello es el repaso que se hace a través de las fotografías por la sociedad y la cultura de aquella época.

La agencia Magnum nacía en 1947 con los reporteros de guerra Robert Capa, David Seymour "Chim", Henri Cartier-Bresson, George Rodger y Bill Vandivert.  La idea con la que surgía era desvincularse de las revistas que les contrataban y les prefijaban los temas a fotografiar.  Por ello, marcaron un antes y un después en el fotoperiodismo,ya que supieron conjugar la parte artística propia de su trabajo, con la del reportero que narra, a través de sus fotografías, que reflejan la historia del siglo XX.


La Fundación Canal rinde tributo a estos reporteros que iniciaron la revolución de la fotografía, con la exposición de esta brillante colección, que se encontraba escondida y envuelta en los embalajes originales en el interior de los almacenes del InstitutFrançais de Innsbrück.Se trata de un hallazgo sorprendente, por ser la primera exposición colectiva que los fundadores de Magnum mostraron al público en 1955 bajo el título de Gesicht der Zeit(El Rostro del Tiempo), y que en 1956 sería guardada hasta que hoy ve la luz. El público puede disfrutar de ella gratuitamente en las salas de la Fundación Canal hasta el 19 de Enero de 2014.


Imágenes en blanco y negro cuelgan de las paredes de la sala, y solo con observar alrededor ya se intuye esa clara combinación entre una técnica sublime con el carácter artístico que se expresa en cada una de las fotografías. La colección desprende olor a historia, solo el formato de impresión de las imágenes, ya intuye el cambio de época. Lo más impactante es el juego de luces y sombras perfectamente definidas,  más sorprendentes si pensamos en las aparatosas cámaras con las que contaban. En definitiva, la exposición es un paseo por la historia, contada desde los diferentes puntos de vista de cada fotógrafo, que se movían en entornos tan contrarios y atisbaban un universo de cultura con diferencias reales entre pobres y ricos.


La exposición distribuye las imágenes por autor. Destacan los viajes de Werner Bischot, que crea una gran sensación en sus fotografías. Bischot es capaz de retratar con sumo detalle cada rasgo de la persona fotografiada, desde las lágrimas de un niño que generan una ternura especial, hasta las arrugas de los ancianos que encontró en su camino y que desprenden toda la sabiduría.


Henri Cartier-Bresson nos remite a una parte de la historia conocida solo por libros, como es la muerte de Gandhi, pero que él pudo captar de forma cercana al encontrarse al lado del activista en aquel momento. Podemos llegar a percibir a través de sus imágenes el dolor en las facciones de sus seguidores, así como el despotismo de la cara de Nehru.


El rodaje de “Tierra de Faraones”, del fotógrafo Ernst Haas, es otra de las colecciones destacadas, ya que muestra la dureza que imprimió este rodaje en las personas que allí figuraban y que no solo tenían que soportar el calor del desierto, sino buscar la fuerza para construir las pirámides, esfuerzo que dejo exhaustos a muchos.


Por su parte, Jean Marquís es capaz de captar el ambiente de las calles de Hungría, sobre todo a través de la celebración de la fiesta de Pentecostés, donde contrasta el modo de vivir un mismo día entre las personas del pueblo y la gente acomodada.


En definitiva, una exposición que imprime grandes emociones no solo por las historias que narra, sino por la perfección en sus composiciones y las sensaciones que son capaces de transmitir, a través de esa sencillez con la que muestran la vida cotidiana y la cultura de mediados del siglo XX.

Visto 772 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Oficio de Lecturas

  • Águila de Sangre

    La incisión debe hacerse por la espalda, es en la zona de las costillas donde se encuentran los pulmones. Es necesario deshacerse de la caja torácica, al menos de su parte posterior, para poder retirar sus órganos y posarlos sobre los hombros, sangrantes y todavía palpitando. En el inicio de la sala, un hombre establece un ritmo de cadencia óptima Leer más
  • 1

Mal viaje

  • Águila de Sangre

    La incisión debe hacerse por la espalda, es en la zona de las costillas donde se encuentran los pulmones. Es necesario deshacerse de la caja torácica, al menos de su parte posterior, para poder retirar sus órganos y posarlos sobre los hombros, sangrantes y todavía palpitando. En el inicio de la sala, un hombre establece un ritmo de cadencia óptima Leer más
  • 1

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.