×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 111

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 856

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 867

Viernes, 28 Junio 2013 02:00

Tour por Noruega

Escrito por 

 

¿Cansado del calor de Madrid? ¿Echas de menos el buen tiempo, pero con moderación? ¿Quieres descubrir unos paisajes bellísimos en los que no se pone el sol? Si tu respuesta es sí, Noruega puede ser el destino que te esté esperando.

Sí, sabemos lo que estás pensando: “Noruega es muy caro”. Y no, no es algo que se pueda negar: efectivamente, Noruega es caro, pero lo mejor es saberlo, tenerlo en cuenta, y llevar preparados unos cuantos ases en la manga para que el “viaje” que le demos a nuestra tarjeta de crédito sea el menor posible.

Por ejemplo, una opción muy sencilla para ahorrar: el día antes de emprender el viaje os vais al súper, o a la carnicería de vuestro barrio y compráis unos paquetes de jamón, chorizo, o lo que os apetezca, envasados al vacío. Disfrutaréis de lo lindo comiendo vuestro bocadillo en las numerosas mesas de picnic que hay entre fiordo y fiordo. Puede parecer una opción cutre, pero no lo es en absoluto: Noruega es un país para conducirlo, lo más bonito son sus paisajes y los trayectos de un sitio a otro se disfrutan muchísimo, así que no viene nada mal para estirar las piernas hacer una parada y relajarse a comer a los pies de un fiordo.

Otra idea puede ser, tirar de camping. Comprobaréis como, sobre todo por el centro del país, ¡hay muchísimos!, y todos con unas vistas impresionantes (algo muy fácil en Noruega, por otra parte). Los más animados podéis probar incluso a alquilar una caravana, ¡toda una experiencia!

Pero hasta ahí llegan las ideas para ahorrar, como decíamos: Noruega es cara, y ya solo en desplazarte, con los peajes (que hay por todas partes) y los ferrys, se va una suma importante del presupuesto.

Pero no dejemos que la economía desmerezca la belleza de este país nórdico, que es ¡total! Hay muchos recorridos que hacer por Noruega, aquí mostramos un combinado sur-centro. Empecemos por Oslo, que, como muchos de vosotros habréis oído, y no os han engañado, no es gran cosa. No puede decirse que sea una ciudad fea, pero no es, ni mucho menos, lo mejor del país. Noruega es un país para ver naturaleza y eso Oslo no te lo da. Un día en la capital puede ser más que suficiente para conocerla: la Ópera, el museo del Nobel de la Paz y el Museo Munch, que este año celebra su 150 aniversario serían sus tres imprescindibles. Habría que sumarle, no obstante, la Galería Nacional, porque el cuadro más famoso del pintor noruego, El Grito, no está en el Museo que lleva su nombre sino en la que sería el equivalente noruego al Prado madrileño.

Vista la capital, ¡empieza lo bueno! La siguiente parada podría ser Stavanger, una ciudad-pueblo (en realidad es una ciudad, pero por la fisionomía de sus calles y casas no da la impresión de una gran urbe) muy bonita. Por el camino podemos parar en pueblos costeros donde los noruegos van a pasar sus vacaciones, como Kragero o Grimstad. Son bastantes kilómetros, pero las paradas los amenizan, y lo bueno que tiene viajar a Noruega en verano es que ¡no anochece!, por lo tanto, la conducción es más cómoda. Es bastante sorprendente, para quien no lo haya visto nunca, comprobar cómo es media noche y la luz se corresponde con la que en España habría a las 8 de la tarde en pleno verano.

Desde Stavanger haremos una de las excursiones más bonitas, divertidas y apasionantes del viaje: la visita al Lysefjord y la subida al Preikestolen, comúnmente conocido como el Púlpito. Se trata de un impresionante mirador de roca sobre el que divisar el fiordo y contemplar unas vistas sobrecogedoras. La subida dura dos horas, y es a pie, no hay forma de ir en coche o en autobús, pero, sin lugar a dudas: ¡merece la pena! Los paisajes del camino son una auténtica maravilla, no os arrepentiréis.

 

La siguiente parada, tras Stavanger, podría ser Bergen, la ciudad que muchos califican como la más bonita de Noruega. Recomendable aquí ir a la plaza de al lado del muelle, donde saborear un delicioso salmón noruego, a poder ser el salvaje, y luego dar una vuelta por Bryggen, el barrio de las casitas de madera. Si hay tiempo, también es recomendable coger el funicular para subir al mirador desde donde se contempla una hermosa panorámica de la ciudad.

También se puede coger el tren de Flam (45€ el billete), un recorrido de más o menos una hora en la que veremos preciosos paisajes de verdes montañas salpicadas por cataratas. Esto es algo que hace prácticamente todo turista que va a Noruega (de hecho, en el tren no hay casi ningún local), y sin duda los paisajes que se ven son alucinantes, pero si estás haciendo el viaje conduciendo, a buen seguro también lo habrán sido todos los ya vistos, y los que queden…

Desde Flam, a un pueblito llamado Borgund, que merece, un desvío, no por el pueblo en sí, sino por una adorable, mágica y hasta casi encantada iglesia de madera. Noruega está llena de este tipo de construcciones pero esta es especial: parece sacada de un cuento, es incluso sorprendente que sea una Iglesia, parece más bien la casa de la bruja de Blancanieves. Es, además, la más antigua del país.

Y de allí podríamos seguir subiendo hasta Balestrand, por el camino que recorreremos, hasta llegar. Atravesaremos nada más y nada menos que el Fiordo de los Sueños (Sognefjord), uno de los más bellos de Noruega, sencillamente espectacular.

Y a partir de aquí, hay muchas más cosas que ver en Noruega, por supuesto, pero ya dependería del tiempo que tengamos y de las distancias que queramos seguir recorriendo. Hay quien preferiría quedarse unos días por el Fiordo, hacer alguna escapada para ver ballenas, visitar alguno de los numerosos parques naturales que hay por el centro de Noruega, recorrer la Trollstiegen (o la carretera de los Trolss, un camino de curvas muy cerradas con un paisaje impresionante); y para quien tenga aún más tiempo, ir al norte a contemplar la aurora boreal.

Como veis, Noruega es un país para echarle días, incluso semanas, un país que no defrauda en absoluto, es más, que te embriaga con su belleza, y en el que no puedes sino preguntarte una y otra vez cómo es posible que la naturaleza cree tanta belleza, cómo es posible que haya lugares tan distintos a los que conoces y que todos estén, sin embargo, en el mismo mundo.

Visto 1947 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Oficio de Lecturas

  • Águila de Sangre

    La incisión debe hacerse por la espalda, es en la zona de las costillas donde se encuentran los pulmones. Es necesario deshacerse de la caja torácica, al menos de su parte posterior, para poder retirar sus órganos y posarlos sobre los hombros, sangrantes y todavía palpitando. En el inicio de la sala, un hombre establece un ritmo de cadencia óptima Leer más
  • 1

Mal viaje

  • Águila de Sangre

    La incisión debe hacerse por la espalda, es en la zona de las costillas donde se encuentran los pulmones. Es necesario deshacerse de la caja torácica, al menos de su parte posterior, para poder retirar sus órganos y posarlos sobre los hombros, sangrantes y todavía palpitando. En el inicio de la sala, un hombre establece un ritmo de cadencia óptima Leer más
  • 1

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.