×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 810

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 855

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 838

Sábado, 21 Noviembre 2015 12:04

Un nuevo episodio del culebrón Volkswagen

Escrito por 
Sede de Wolkswagen en Alemania. / Foto: Agencias Sede de Wolkswagen en Alemania. / Foto: Agencias

El escándalo desatado tras descubrirse el fraude de Volkswagen ha llevado a la empresa alemana a reestructurar su cúpula y replantear de nuevo su estrategia comercial. La compañía busca así hacer frente a una crisis desconocida hasta el momento en el mundo del automóvil y que ya le ha provocado un notable desgaste de imagen y una gran cantidad de pérdidas económicas.

Las numerosas pérdidas que Volkswagen ha sufrido en los últimos meses han sido provocadas principalmente por el aluvión de información acerca de los fraudes y las mentiras de la compañía acerca de los gases emitidos por sus vehículos. Este fraude se extiende ya a cerca de unos 11 millones de vehículos, hecho que ha provocado que numerosos gobiernos hayan emprendido acciones legales.

Debido a esto, la cúpula de VW ha sido reformada al contratar a un nuevo directivo y al modificar varias de las políticas en su búsqueda para poner fin a la crisis. Las pérdidas económicas han sido muy notables pero la mayor pérdida que ha sufrido la compañía ha sido de imagen, algo que será complicado de recuperar en su totalidad.

Cerrado el tercer trimestre, Volkswagen ha cuantificado beneficios operativos por valor de de 3.206 millones de euros pero, debido al dinero que han provisionado para superar la crisis (6.685 millones de euros), los beneficios de la empresa se han convertido en unas pérdidas operativas de 3.479 millones de euros. A pesar de todo, las cifras de las marcas de la compañía se mantienen en crecimiento en comparación con los datos del mismo mes del año anterior. Las pérdidas de VW podrían seguir creciendo si finalmente es llevado a juicio tanto por la UE como por EEUU además de otros países, lo que hará que sus sanciones se multipliquen. Unos nuevos datos que se suman a los muchos que han aparecido desde el comienzo del escándalo y que han llevado a diversos cambios dentro de la compañía.

El fraude se desvela

Los problemas para Volkswagen (VW) comenzaron a mediados de septiembre después de que la Agencia para la Protección Medioambiental de California denunciase que varios motores diesel de VW emitiesen una cantidad de gases (concretamente de óxido de nitrógeno y de dióxido de carbono) muy superior a la permitida. Estas emisiones no eran detectadas por las pruebas encargadas de la detección de estos gases al contener un software en sus motores que detectaba cuándo estaban siendo sometidos a un control. De esta manera, ajustaban sus emisiones para que saliese que todo funcionaba correctamente en el vehículo.

Tras una investigación de organizaciones medioambientales sobre el asunto, Volkswagen acabó entonando el mea culpa sobre el software instalado en algunos de sus vehículos que reducía las emisiones durante las pruebas. En un inicio reconoció que el fraude únicamente incluía a unos 480000 automóviles y sólo en Estados Unidos, hecho que no era verdad tal y como se demostró posteriormente.

 

Numerosos gobiernos occidentales iniciaron investigaciones para averiguar si sus países estaban afectados por este engaño y, tras varios comunicados, el entonces presidente de la compañía, Martin Winterkorn, anunció que el fraude englobaba alrededor de 11 millones de vehículos que fueron puestos en marcha entre 2009 y 2015. A medida que se relevaban más datos acerca del escándalo, diversos gobiernos como los de Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido o España entre otros, iniciaban acciones judiciales contra la compañía. Ante estos hechos, Matthias Müller sustituía a Winterkorn como presidente por decisión del consejo administrativo.

Objetivo: recuperar la confianza

Müller ha iniciado su presidencia al frente de Volkswagen buscando restablecer la imagen de fiabilidad y la confianza que han perdido ante el mundo con un cambio en la política de la empresa. Con este objetivo en mente, han buscado en todo momento la transparencia y la colaboración con gobiernos y clientes para lograr el desenlace del escándalo. Según un comunicado de VW emitido tras la llegada de Müller: El Consejo de Dirección de Volkswagen lamenta profundamente esta situacióny desea subrayar su determinación de seguir sistemáticamente en la actual senda de clarificación y transparencia”.

Poco después de desvelarse el fraude y del reconocimiento de la culpa por parte de la compañía, la cúpula de Volkswagen ha actuado con rapidez y ha fijado en 6.685 millones de euros los gastos que la compañía deberá realizar para sobrepasar la crisis pero esa cifra probablemente se quede corta. Según BNP Paribas, el coste de este fraude podría costarles cerca de 30.000 millones de euros pero otras fuentes informan que podría llegar hasta los 50.000 millones. La asociación de Afectados por el Fraude Volkswagen asegura que las demandas de los gobiernos en torno a las subvenciones recibidas por la marca y las demandas de particulares de los afectados a escala mundial harán que la cifra aumente considerablemente.

Tras esto y como medida para recuperar la confianza de la clientela, VW ha anunciado que otorgarán a los cerca de 480.000 vehículos afectados en Estados Unidos una compensación económica de mil dólares. Dicha compensación será repartida en un vale para gastar en algún concesionario por valor de 500 dólares y una tarjeta visa de saldo prepago con el mismo valor. Esta medida sólo ha sido llevada a cabo en el país norteamericano, lo que ha hecho que en otros países se pidan indemnizaciones similares. Según la asociación de Afectados, la recuperación de la confianza para comenzar a recuperarse económicamente, también dependerá de las políticas que lleven a cabo los gobiernos y como las realicen. Además, afirman que la UE “debe ser más exigente, restrictiva e impedir que las decisiones políticas se produzcan influenciadas encubiertamente”.

El alcance del fraude

Entre los 11 millones de vehículos afectados, se han incluido modelos de otras marcas del grupo al que pertenece VW como Audi, Skoda o Seat; además de la amplia lista de modelos trucados de Volkswagen. Existe la posibilidad de que coches de otras marcas también estén envueltos en este fraude, lo que ha hecho que, como informa la Asociación de Afectados por el Fraude Volkswagen, “la confianza de los clientes en el mundo automovilístico está bajo mínimos” debido principalmente a que “existe un abuso generalizado en la fabricación en contra de nuestra salud, clima y legalidad”.

El escándalo no termina ahí ya que, a comienzos de noviembre y a pesar de que en un inicio los motores afectados eran todos diesel, fuentes de Volkswagen revelaron que también se han fabricado varios motores de gasolina con el mismo software. El Gobierno alemán ha cifrado los vehículos de gasolina afectados en 98.000 coches. Según el Registro de Transparencia de la UE, durante 2014 los fabricantes de automóviles gastaron alrededor de 18 millones de euros en lobby, siendo el que más ha invertido la compañía alemana.

Tras todo esto, VW se ha comprometido con gobiernos y clientes a revisar todos los vehículos afectados y sustituir el software fraudulento por otro que cumplan con la normativa establecida de manera gratuita para los propietarios de los vehículos. Ante esto, la asociación de Afectados recuerda que el escándalo genera diversos daños a los propietarios de estos vehículos. Principalmente genera daños materiales debido a la pérdida de valor del coche en el caso de que se decidiese venderlo y daños morales debido a la existencia de un considerable engaño por parte de la compañía. Esta manipulación ha estado encabezado con la constante publicidad de la compañía basada en la sostenibilidad ecológica para vender sus vehículos fraudulentos. También denuncian la falta de comunicación de la empresa con los clientes y la escasa información recibida por su parte.

El escándalo desatado por Volkswagen ya es el mayor al que se ha enfrentado nunca una compañía automovilística y VW tendrá que superar numerosos obstáculos judiciales y de imagen para que pueda volver a ser el “coche del pueblo”, traducción al castellano de Volkswagen.

Visto 1228 veces

1 comentario

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.