×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 776

Martes, 17 Noviembre 2015 21:50

Niños soldado: un abuso que persiste en el siglo XXI

Escrito por 
Un niño soldado en Birmania. / Foto: Agencias Un niño soldado en Birmania. / Foto: Agencias

El uso de niños y niñas como soldados en conflictos armados es algo que a día de hoy sigue existiendo en determinados países. En su mayoría, estos menores de edad son reclutados por grupos armados no estatales, pero también existen ejércitos oficiales que cuentan con niños en sus tropas, como la Policía Nacional Afgana.

Según UNICEF, más de 250.000 niños y niñas se ven envueltos en conflictos bélicos. La ONU sostiene que son dieciocho los países que continúan utilizando militarmente a menores de edad: Siria, República Centroafriacana, Afganistán, Colombia, Costa de Marfil, Filipinas, Irak, Líbano, Mali, Nigeria, Birmania, Pakistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, República Democrática del Congo, Tailandia y Yemen.

Qué son los niños soldados y cómo se reclutan

Un niño soldado no sólo se utiliza para combatir o para portar armas, sino que también es usado como cocinero, mensajero, espía y escudo humano. Además, las niñas se convierten en esclavas sexuales y se las obliga a matrimonios forzosos.

“Los niños y niñas son combatientes eficaces y baratos debido a que son más ágiles y obedientes”, argumenta Blanca Palacián de Inza, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). También, destaca que el 90% de las víctimas en las guerras actuales son civiles, lo que causa el deterioro de las estructuras protectoras de los niños. Así, los menores ven en esa vía la mejor forma de supervivencia.

La analista defiende que “el reclutamiento nunca es voluntario”, pues considera que es un acto de fuerza provocado por la vulnerabilidad social y económica de los niños como consecuencia del conflicto armado.

Otro de los motivos de reclutamiento es que “las armas son cada vez más fáciles de usar, como es el caso del fusil de asalto soviético AK-47, un niño de diez años puede aprender a utilizarlo en media hora”, sostiene Palacián.

A juicio de la analista, convertir en combatiente a un menor no es complicado. Según explica Palacián, consiste en cuatro fases: reclutamiento, que también pueden ser secuestrados en orfanatos y escuelas; adoctrinamiento, donde se les obliga muy pronto a tomar parte de un asesinato; entrenamiento; y empleo, la mayoría no reciben un salario y se les da menos alimento.

En este proceso siempre están presentes la coerción y la intimidación. “Se incentiva el suministro de alcohol y drogas para estimular su falta de temor, lo que dificulta gravemente su reinserción”, dice Palacián. Según la analista, la rutina violenta a la que son sometidos impide, en algunos casos, la resocialización de los mismos.

En los últimos años, este uso ha aumentado, en especial debido a grupos como Boko Haram en Nigeria, Daesh o Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y grupos armados pakistaníes. Lo más llamativo es el uso de mujeres y niñas como bombas humanas por parte de Boko Haram para conseguir sus objetivos.

“El secuestro de mujeres y niñas por Boko Haram no es lo más sorprendente, sino que el Gobierno también priva de libertad a mujeres de miembros del grupo yihadista sin ninguna condena para vengarse y, además, son utilizadas como moneda de cambio”, argumenta Palacián. La evolución de Boko Haram es tan veloz que se ha extendido a Níger, Chad y Camerún.

Palacián sostiene que existen más niños soldado aparte de los que muestran los datos oficiales de UNICEF, puesto que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia informa sólo de los niños que viven en países de conflictos abiertos. Por ejemplo, en Sierra Leona y Liberia también se da este uso, pero la guerra civil de Sierra Leona terminó en 2009 y la de Liberia en 2005.

Ayuda internacional y reinserción

La ONU hace gran hincapié en frenar esta lacra, pero también ONGs como Save the Children están muy implicadas en erradicar este problema. Desde Save the Children informan de que ellos ayudan a reinsertarlos y a impedir el reclutamiento de niños y niñas, que a veces son menores de ocho años.

En Save the Children sostienen que ellos buscan y reagrupan a los familiares, los apoyan en la reinserción socio-económica y les dan ayuda psico-social. Además, pretenden fortalecer los mecanismos de protección de la infancia (RECOPE) para darles la posibilidad a las mismas comunidades de realizar estas actividades.

También trabajan con líderes de las comunidades y con familiares para entender los mecanismos tradicionales y, así, evitar las violaciones de protección infantil. Muy importante es el empeño que realizan para evitar el reclutamiento. Lo hacen a través de actividades de sensibilización y de supervisión; además de explicar los problemas de ser reclutados por grupos armados. También destacan la importancia de construir la paz.

Palacián señala que en muchos casos las niñas y adolescentes están embarazadas al terminar el conflicto, lo que hace más difícil su reinserción. Esto se debe a que, a veces, son rechazadas por sus familias y por sus comunidades por considerarlas “impuras”.

Por otra parte, el uso de los niños soldado es también una manera de dañar psicológicamente al enemigo. “Nadie quiere dispararle a un niño pero sus balas matan igual que las de un adulto”, dice Palacián. Los soldados que disparan a los niños terminan sufriendo trastornos de ánimo y estrés postraumático.

La vulnerabilidad de los niños es lo que más influye en este problema. La inexistencia de alternativas mejores para sobrevivir y la impunidad de secuestros y demás atrocidades implican que esa vulnerabilidad aumente, al igual que los huérfanos que dejan las guerras. Todo este daño a la infancia ha de paralizarse para consolidar la paz, ya que los niños son el futuro de cualquier sociedad.

Visto 935 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.