×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 657

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 848

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 863

Viernes, 06 Febrero 2015 23:04

El BCE y Alemania ponen a Tsipras entre la espada y la pared

Escrito por 

La decisión del BCE de cortar la liquidez a los bancos griegos, los encuentros de Alexis Tsipras con algunos de sus homólogos europeos y el presidente de la Comisión, el anuncio de la posible disolución de la Troika y la negativa de Merkel a esta iniciativa. Son los acontecimientos que se han producido desde la llegada de Syriza al poder, hace apenas quince días, y que ponen al nuevo Ejecutivo en una compleja situación.

Han pasado menos de dos semanas desde que Syriza ganó las elecciones griegas. Sin embargo, el ritmo de los acontecimientos en relación con la deuda del país heleno está siendo vertiginoso. En este tiempo, Tsipras se ha reunido con Juncker, Renzi y Hollande; el nuevo ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, lo ha hecho con sus homólogos británico, italiano y alemán; la Comisión Europea ha anunciado la posible disolución de la troika, a lo que Alemania se ha opuesto con rotundidad; el Banco Central Europeo ha cortado la liquidez a los bancos griegos y Atenas ha respondido que “no aceptará más órdenes”.

Así de contundente se mostró Alexis Tsipras ante la decisión del BCE de cerrar el grifo a las entidades financieras del país heleno. La institución que dirige Mario Draghi anunció esta medida en la noche del pasado miércoles y, con ella, acaba de un plumazo con las intenciones del nuevo Ejecutivo griego de financiarse emitiendo deuda a corto plazo que los bancos del país colocarían en el BCE.

“Se podría generar una situación de desconfianza y retirada de fondos sin acceso del Gobierno a financiación comunitaria, ni de los bancos griegos a las líneas de crédito del Banco Central Europeo”, explica el catedrático de Economía Aplicada Juan Vázquez.

Con la nueva situación, Atenas se ve obligada ahora a negociar contrarreloj un nuevo rescate, pues resta menos de un mes para que expire la prórroga del actual. A juicio de Vázquez, Mario Draghi “ha puesto un dique” para “llamar la atención” al Ejecutivo de Tsipras ante la actitud que ha mantenido desde su llegada al poder.

El nuevo mandatario heleno y su ministro de Finanzas, el economista Yanis Varoufakis, mantuvieron encuentros con sus homólogos de las principales potencias europeas durante la pasada semana. Los contactos con el presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ambos socialdemócratas, resultaron satisfactorios para Tsipras. Tanto París como Roma manifestaron su disposición para actuar como puente entre Atenas y la Unión Europea.

“Los socialistas europeos creemos que es necesario aliviar la carga de la deuda a Grecia y, ya en la pasada legislatura, nos hemos manifestado contra la Troika en varias ocasiones”. Así explica el eurodiputado del PSOE, Jonás Fernández, la postura de su grupo político en la cámara de Estrasburgo.

Aunque Francia e Italia hayan accedido a actuar como mediadoras, en las filas socialdemócratas se ve con recelo el pacto de Gobierno de Syriza con un partido nacionalista. “Nos preocupa mucho que se hayan decantado por un grupo antieuropeo y derechista cuando tenían opciones europeístas disponibles”, advierte Fernández. 

Donde no hubo sintonía fue en el encuentro mantenido el pasado jueves entre Varoufakis y el ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble. En la rueda de prensa celebrada tras la reunión, el democristiano manifestó “cierto escepticismo” ante el paquete de medidas que pretende llevar a cabo el Gobierno heleno y que incluye, entre otras políticas, la subida del salario mínimo o la readmisión de los empleados públicos despedidos durante la crisis.

Berlín ya se había postulado en esta línea anteriormente. Fue ante la iniciativa de Jean Claude Juncker de disolver la Troika como concesión al ejecutivo de Tsipras, tras el encuentro que ambos mantuvieron en Bruselas. El gabinete de Merkel se mostró en contra de esa idea. Berlín advirtió, además, que las decisiones “no se pueden tomar unilateralmente”, en respuesta a las declaraciones de Varoufakis afirmando que “no reconocía” a la Troika.

En el plano económico, la decisión del BCE de acabar con la liquidez trunca los planes más inmediatos de Tsipras. En lo político, el tiempo dirá si es más fuerte el principio de pacto con Francia e Italia para formar un eje contra la austeridad o la hasta ahora inamovible postura germana.

Visto 516 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.