×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 863

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 870

Miércoles, 26 Marzo 2014 21:30

“Hemos pasado de ‘ve a Alemania’ a ‘¡ni se te ocurra ir!’. Antes de emigrar, infórmense bien”

Escrito por  María Blanco

Michael Neudecker contando su experiencia/ F: María Blanco

Michael Neudecker nació en Núremberg, Alemania. Procede de padre alemán y madre española y, aunque ha vivido casi toda su vida en España, conserva el carnet de identidad alemán. Estudió ciencias políticas, consiguió una Beca Erasmus para irse a Berlín y realizó un máster de periodismo en España. Colaboró con el periódico El País y actualmente trabaja como coordinador de comunicación para el PSOE en el ayuntamiento de Alcobendas.

Infoactualidad: Es medio alemán y medio español. Conoce los dos países y las dos culturas. ¿Por qué vive en Madrid?

Michael Neudecker: Las circunstancias me han hecho permanecer aquí. Alemania es un lugar al que he acudido para visitar a mis abuelos primero, para estudiar después y, más tarde, para trabajar. No he tenido la necesidad de mudarme allí y, sinceramente, no me voy a Alemania porque en España me encuentro bien.

I.: Hay muchos jóvenes que opinan al contrario que usted, no están bien aquí y emigran a Alemania. El culmen fue en 2012, año en el que más de  37.000 personas se trasladaron al país germano. Si lo comparamos con los datos de 2008, las cifras dan un vuelco al ser el año en que mayor número de alemanes emigró a España. ¿Qué significa este cambio de movimientos migratorios para las relaciones entre los dos países?

M.N.: La perspectiva cambia mucho, sobre todo la española. Alemania se admira y se critica al mismo tiempo. Por un lado se le ve como el país de la seriedad y la calidad, pero también es el de las cabezas cuadradas, los aburridos o el país gris. En las épocas de crisis la parte positiva predomina sobre la negativa y los españoles se van a Alemania con el pensamiento de que conseguirán un buen trabajo con un salario digno, pero al llegar allí se dan cuenta de que no es así.

Ahora estamos en un momento en el que se está rompiendo ese cliché, en el que se crea una nueva imagen donde los aspectos negativos ganan a los positivos. Es decir, los alemanes seguimos siendo aburridos y de cabezas cuadradas y, además, resulta que no es el país donde se vive bien si no eres alemán.

I.: Los medios de comunicación califican de generación perdida a los jóvenes que emigran, además cuentan las dificultades de éstos para adaptarse al lugar de destino. Pero, ¿usted considera una buena experiencia vivir en otro país?

M.N.: Para mí es fundamental. Lo bueno de esta ola de emigración en comparación con la de los años 60 es que se hace como ciudadanos europeos. Un español tiene el mismo derecho a buscar trabajo y un futuro mejor en Alemania que un jubilado alemán tiene derecho de disfrutar su jubilación en España. Las fronteras políticas en este caso se rompen. En el pasado Alemania se veía geográficamente lejos, culturalmente no conocido y psicológicamente a miles de kilómetros, pero esto ha cambiado.

I.: Hay medios que señalan que los españoles o “inmigrantes del sur” son rechazados por los alemanes, ¿Qué piensa sobre esto?

M.N.: No pienso que Alemania rechace a los inmigrantes, creo que existe el riesgo de que esa imagen se construya por otros. Se está empezando a utilizar un cliché negativo para justificar de alguna manera el fracaso psicológico que supone para muchos españoles no encontrar el trabajo esperado. Vas a Alemania con altas expectativas de encontrar empleo pensando que todo ira sobre ruedas, pero al llegar te das cuenta de que no es como esperabas porque no hablas alemán, y como mucho consigues un “mini-job”. Poco a poco te desesperas al no cumplir tus objetivos y acabas regresando a España. De esta forma se construye un relato similar al de “Alemania rechaza a los que no son como ellos”. A este pensamiento negativo se le añade la mala influencia que proporcionan ciertos reportajes en los medios de comunicación sobre el pasado histórico y la ultra derecha alemana. Mientras que en Alemania se publican de forma preventiva, en España lo toman como si todo el país fuera actualmente de esa manera. Sin embargo, en Alemania siempre predominan los clichés positivos sobre los negativos de España. La mayoría de alemanes la relaciona con momentos buenos de su vida: Las vacaciones, el sol… y la envidian.

I.: ¿Qué consejos tiene para los emigrantes?

M.N.: Que intenten conocer lo mejor posible Alemania antes de iniciar el viaje, porque el primer obstáculo real de la integración es el idioma. El problema de España es que no hay un interés por la cultura alemana, siempre les han atraído más otras culturas como la francesa o la inglesa.

Hay una diferencia entre el español que va a Inglaterra y el que va a Alemania. El primero va a aprender inglés y está dispuesto a trabajar en lo primero que encuentre, pero el que emigra a Alemania tiene la intención de conseguir un buen trabajo y ganar un buen sueldo y, en general, no consigue este objetivo. Esto es debido a la falta de información. Además la gente piensa que en Alemania todo el mundo habla inglés, pero los alemanes en su día a día hablan alemán y lleva varios años aprenderlo.

I.: Entonces, ¿los españoles tienen que cambiar la mentalidad?

M.N.: Sí. Tienen que informarse mejor porque están sucediendo los dos extremos. Al principio de la oleada se pensaba que Alemania era el país perfecto para trabajar. Esto lo incrementaban programas de televisión como Españoles en el Mundo, donde todos los reportajes tenían el mismo patrón: en Alemania mejor vida. Cinco años después pasa lo contrario: No vayas a Alemania, el alemán es un horror, no lo vas a entender. Te vas a encontrar con racismo, burocracia, mini-jobs, paro. Hemos pasado de “ve a Alemania” a “ni se te ocurra ir”. Por ello, hay que informarse bien y prepararse antes de trasladarte a otro país.

 

Santiago, el joven enfermero que emigra a Berlín

Santiago es un joven español de 22 años procedente de Huelva. Recientemente se ha licenciado en enfermería y debido a la crisis española se ha visto obligado a buscar trabajo en Alemania.

“En Andalucía, en el sector de la enfermería no se cubren las bajas de las personas. Podrían hacer sustituciones aunque fuera solo por temporadas, en los meses de verano o en el periodo de Navidad, pero no se hace. Yo como estudiante tuve que sustituir a un enfermero que se dio de baja, en vez de sustituirlo aquellos que ya estaban licenciados en ese momento”, relata Santiago.

A pesar de ser tan joven, quería “buscarse la vida” y ganar su propio dinero. Por suerte, hace poco encontró un trabajo en una empresa privada de Berlín que consiste en cuidados críticos a domicilio. “Es un puesto seguro, con contrato y cobro 1500 euros netos con dietas de doce euros al día. Además, me proporcionan un coche para ir a los domicilios, por lo que estoy bastante contento”, asegura Santiago. La empresa le ofrece durante los dos primeros meses un piso, después “ellos nos facilitan la búsqueda de otro apartamento o nos ayudan un poco con el pago”, aclara.

El joven onubense tiene un nivel de B1 de alemán y confiesa que una vez allí hará lo posible por mejorar el idioma. En cuanto al regreso a España, no lo tiene claro, “puede que este uno, dos, tres años…pero volveré”, declara.

Visto 1167 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.