×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 736

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 891

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 719

Martes, 21 Abril 2015 00:00

La locura de los “moomin” sigue viva en Finlandia

Escrito por 
Vaso con la imagen de un moomin / F: Eva Artigado Vaso con la imagen de un moomin / F: Eva Artigado

Los “moomin”, protagonistas de historias infantiles en Finlandia, han fascinado a generaciones enteras. Su diseño sencillo inspira una gama de productos que siguen ocupando el número uno de ventas en el país 100 años después de su primera aparición convirtiéndose en uno de los iconos más conocidos de la cultura finesa.

La familia mumin, como son conocidos en la Península Ibérica, son un grupo de animales blancos con hocicos grandes y redondos que les hace parecer hipopótamos. Sin embargo, son unos troles que viven en Moominvalley. Se trata de los personajes principales de una colección de libros del ilustrador y escritor finlandés Tove Jansson. Originalmente fue publicado en sueco en 1945, pero sus historias han sido traducidas a casi cuarenta idiomas, entre los que se encuentra el español.

“Son personajes tranquilos, dulces, pacientes, creo que se parecen mucho a los finlandeses, por eso son tan famosos aquí. Nos sentimos identificamos con el modo de comportarse de estas pequeñas criaturas”, asegura Roosa Sakonen, una finlandesa residente en Tampere.

Considerados el icono más conocido del país nórdico, solo superado por Papá Noel, han sido utilizados para hacer propaganda de Finlandia en el extranjero. Por ejemplo, el aeropuerto de Helsinki-Vantaa fue decorado con imágenes de los mumis y los aviones de la compañía aérea Finnair con destino a Japón fueron pintados también con los famosos personajes.

En total, nueve libros fueron publicados al principio. Más tarde, aparecieron en el mercado cinco libros ilustrados y una tira cómica. El famoso “boom moomin” se inició en la década de 1990, cuando Dannis Livson y Lars Jansson produjeron una serie de animación, que fue seguida de una película infantil. Los libros siempre habían sido bestsellers pero este paso inició una nueva locura moomin. Roosa, que vivió este momento en primera persona, cuenta: “Recuerdo como empezaron a aparecer por todas partes. No había ningún sitio en toda la ciudad que no hiciera referencia a esta familia”.

Una gran industria de merchandising fue construida alrededor de los personajes, que abarca todo, desde tazas de café hasta las figuras de plástico, pasando por camisetas, cuadernos hasta chocolate. “La mayoría de los turistas compran productos para el hogar, como tazas o juguetes. Sin embargo, hay algunos, como los japoneses, que prefieren llevarse los libros en sueco a pesar de que existen traducciones en japonés, ya que era el idioma original”, dice Laura, una trabajadora de la tienda Stockman en Tampere. Añade que los finlandeses que compran algo se decantan por objetos más prácticos, como cuadernos o cuentos de colorear.

La sobrina del autor, Sophia Jansson-Zambra, controla los derechos de los Moomins. La propietaria afirma que hay más de 150 licencias para el uso de la imagen de estos personajes y alrededor de otras 100 en el resto del mundo. Además, a pesar de que no se han revelado detalles sobre las ganancias de la empresa, se calcula que el año pasado la firma alcanzó una facturación de casi tres millones de euros.

“Regalar un pequeño detalle de los moomin se ha convertido en algo muy común entre los nórdicos. Si te han invitado a un evento y quieres llevar un regalo al anfitrión, sabes que con un detalle así no fallas”, explica Linda, una clienta de la tienda.

El culmen del boom fue la apertura de un parque temático llamado Moomin World en Naantali, al sur del país. Éste, se ha convertido en el hecho más criticado por los llamados “defensores del original”, que se oponen a la comercialización de estos pequeños seres, defendiendo que se está banalizado la filosófica idea original de Tove Jansson. La familia de la autora comparte esta opinión y, por esa razón, ha rechazado en repetidas ocasiones las ofertas de Warner Bross, que está interesada en los derechos de los dibujos.

A pesar de esta discrepancia surgida alrededor del merchandising y la publicidad excesiva de los personajes, los moomin se han convertido en una seña de identidad del país que sigue viva después de tanto tiempo.

Visto 2049 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.