×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 740

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 848

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 779

Miércoles, 08 Abril 2015 00:00

El año que el mundo giro en torno al Atomium

Escrito por 
El Atomium desde el dominio real de Laeken / F: Javier Márquez El Atomium desde el dominio real de Laeken / F: Javier Márquez

La ciudad de Bruselas tuvo el honor de ser la sede de la Exposición Universal de 1958. Ésta fue la primera que se realizó tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Estuvo marcada por la recuperación económica, la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las mejoras a nivel local y también nacional, con una construcción que haría historia, el Atomium.

La Exposición Universal de 1958 que tuvo lugar en la capital belga, después de varios años sin realizarse ninguna, fue la primera que se celebró tras la Segunda Guerra Mundial. Este hecho propició que los países participantes quisieran, por una parte los vencedores de la contienda, mostrar sus logros de posguerra, y, por otra parte, que los derrotados, utilizasen este evento para mostrar una nueva imagen de su país, como en el caso de las renovadas Alemania, Japón e Italia. También la exposición estuvo marcada por una fuerte tensión entre la Unión Soviética y Estados Unidos, en el marco de la Guerra Fría. Así, las dos naciones aprovecharon sus pabellones para hacer propaganda de su régimen político y mostrarse como superpotencias mundiales. No en vano, al finalizar la expo, fueron los dos recintos más visitados.

La ciudad se preparó durante varios años para acoger el evento, realizando importantes obras de mejora con la creación de bulevares y autovías. En un principio estaba prevista para 1955, pero la Guerra de Corea y las tensiones internacionales hicieron que se tuviese que retrasar. Así el 17 de abril de 1958, el rey Balduino I la inauguró con un discurso en el que apeló a “la paz mundial y al progreso económico”, tras tres años de obras y el trabajo de 15.000 personas. La exposición fue un gran éxito, con la participación de 44 países y más de 41 millones de visitantes que pudieron disfrutar de todas las innovaciones que se mostraron en ella: cine, astronomía, arquitectura futurista, un nuevo mundo en un marco de 200 hectáreas que ofrecía el parque de Laeken, del que se aprovecharon las instalaciones de la Exposición de 1935 que también tuvieron lugar en Bruselas. Nathalie Delchambre recuerda aquellos momentos que vivió en la Expo 58: “Tenía 7 años, pero tengo los recuerdos muy vivos, la primera vez que vi el Atomium ya me parecía infinito. En el pabellón americano me comí mi primer hot-dog con una Coca-Cola, hay detalles que no se olvidan por lo novedosos que son en su momento”. En total, este evento, clasificado de primera categoría dentro de las exposiciones universales, tuvo un coste cercano a los 63 millones de los actuales euros.

El legado de la Expo 58

La feria internacional finalizó el 19 de octubre de ese mismo año, hace ya 56 años, pero las huellas que ha dejado en la ciudad anfitriona son más que evidentes. El símbolo de la capital belga es el Atomium, un edificio fue construido exclusivamente para la Expo 58. Se trata de una estructura de 102 metros de altura, compuesta de acero y aluminio que representa un átomo de cristal de hierro ampliado 165 mil millones de veces. Está formado por nueve bolas con un diámetro de 18 metros en las cuales se albergan exposiciones temporales, un mirador y un restaurante en la bola más elevada. Marie Dice, la guía turística del antiguo pabellón, cuenta que “pese a sus 56 años ya de historia, el Atomium sigue siendo un referente de arquitectura moderna y hoy todavía es visto como una estructura futurista, prueba de lo avanzada a su tiempo que fue la Expo 58”. Además, se atreve a comparar este símbolo de Bruselas con la Torre Eiffel de París, pues ambas son grandes estructuras construidas para una feria internacional que se mantuvieron por su originalidad y que hoy en día se constituyen como símbolos de sus respectivas ciudades.

Yael Roldán, una turista española afirma que “esperaba algo más pequeño, similar a una escultura, pero es muy grande y se puede visitar por dentro, me ha dejado sorprendida”. El Atomium fue uno de los dos edificios que sobrevivieron a su demolición, junto con el pabellón de Estados Unidos, utilizado por la Radio-Televisión Flamenca hasta 2012 como estudios de radio y un gran plató de televisión en el teatro que alberga el pabellón. Actualmente está en venta por el elevado coste de mantenimiento que conlleva un edificio construido para seis meses y utilizado durante más de 50 años.

Otros lugares emblemáticos del evento fueron desmontados y transportados a sus países, como el pabellón el soviético, el cual protagonizó una anécdota curiosa, pues albergaba en su interior una copia del sputnik, el primer satélite enviado al espacio, la cual fue robada y las autoridades de la URSS acusaron a los americanos de ser los responsables, sin ser capaces de probarlo finalmente. Como es habitual cada país tuvo su propio espacio, pero algunos pabellones no eran exposiciones pertenecientes a Estados. Un ejemplo es la ciudad de París, que tuvo su propio establecimiento diferenciado del francés, así como las empresas Philips, IBM, Coca-Cola, Solvay, Cote d'Or y Kodak. También la Exposición 58 estuvo acompañada de otros eventos tales como la final de Copa de Europa de fútbol, que se celebró en el Estadio Heysel, contiguo a las instalaciones de la feria, donde el Real Madrid conquistó su tercer título al ganar al A.C. Milan por 3-2. Además, la actual Feria de Muestras de la capital belga utiliza los pabellones construidos para el evento de 1935, también utilizados en 1958 para los pabellones de Bélgica.

En definitiva, un evento no pasó desapercibido para el pueblo bruselense, que ganó monumentos, instalaciones, avenidas y reconocimiento internacional por la magnífica ejecución de la Expo 58, así como un avance para la sociedad belga, con mejoras en infraestructuras ferroviarias y autovías. Además, consiguió reunir todas las culturas del mundo tras el gran golpe de la Segunda Guerra Mundial. Este evento sirvió de ejemplo para demostrar que el mundo entero podía vivir en paz.

Visto 1933 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.