×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 857

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 856

Viernes, 28 Junio 2013 02:00

Vacaciones en París

Escrito por  Paloma Estepar

Cuando empiezan las vacaciones llega el momento de elegir un lugar al que escaparse. La playa es siempre una buena opción para evitar el sofocante calor que se apodera de España. Pero son muchos los que aprovechan para conocer ciudades de otros países. Una de las ciudades predilectas para muchos turistas es París. Ciudad de las luces, ciudad del amor, París ofrece un mundo de posibilidades, distintas actividades para todos los gustos.

Visitar París en la fecha que sea, supone ir a los lugares más conocidos de la ciudad. El “monstruo de hierro”, como lo denominaron en la época de su construcción los artistas, es uno de los monumentos más visitados de toda Europa y de todo el mundo. Junto a esta “monstruosa” Torre Eiffel está el Campo de Marte (Champ de Mars), uno de los sitios al que acuden los jóvenes parisinos en verano para aprovechar las horas de sol y buen tiempo.

La pirámide del Louvre, otro monumento que hoy es de los más famosos de la ciudad y que tras su inauguración, bajo la presidencia de François Miterrand, fue también muy criticada debido a la modernidad de su estructura, es otro punto típico de visita. Tras disfrutar del contraste entre la pirámide y las fachadas del Palacio Real, e incluso entrar en el museo del Louvre el cual posee obras tan famosas como “La Gioconda” o “Afrodita”, se puede pasear por los Jardines de las Tullerías (Jardin des Tulleries) y llegar hasta la Place de la Concorde.

Una vez en la plaza y después de contemplar el obelisco egipcio que se sitúa en el centro de la misma, el camino predilecto es encaminarse hacia Champs Elysées (Campos Elíseos). Sin embargo, antes de llegar a los mismos, haciendo un pequeño desvío, se puede disfrutar comparando el Petit Palais (Pequeño Palacio) con el Grand Palais (Gran Palacio), para acabar luego deslumbrándose con el Pont d’Alexandre III (Puente de Alejandro III). Este puente forma parte de los numerosos puentes que cruzan el Sena. En un lado del mismo se observa Les Invalides (Los Inválidos), al otro los dos palacios y al asomarse se puede ver la Torre Eiffel.

Volviendo hacia atrás y ya caminando por los Campos Elíseos está de fondo el Arco del Triunfo esperando a que los turistas lleguen a verle. Cuando se está frente a él, las palabras de Napoleón acuden a la mente, “volveréis a casa bajo arcos triunfales” y así se siente uno al pasar bajo él. Desde arriba se puede disfrutar de una de las vistas más bonitas de París y comprobar por qué la Place Charles de Gaulle es también llamada Plaza de la Estrella, pues se ven todas las calles que llegan hasta la rotonda en cuyo centro está el arco, 8 calles que forman las 8 puntas de la estrella.

Este recorrido implica visitar algunos de los monumentos más importantes de la ciudad. Pese a ello, son muchos los que quedan por ver: los Inválidos, el Panteón, la Opera Garnier, Notre-Dame, el Sacré-Coeur… Lugares que toda guía de turismo recomienda. Sin embargo, no todas las guías explican que se puede subir a la parte de arriba de Notre-Dame y observar de cerca las gárgolas que Víctor Hugo describía, las guardianas de la catedral. Tampoco se explica que existe la posibilidad de disfrutar de la opera que haya en ese momento, por tan sólo 10€, aunque con visibilidad reducida. O que en Montmartre no sólo hay que ver el Sacré-Coeur, sino también pasearse por el barrio, puesto que es uno de los más bohemios de la capital parisina.

No obstante, si se acude en verano a Paris se debe disfrutar del sol, algo no muy común en esta ciudad. Tras visitar los monumentos típicos, hay sitios a los que acudir para deleitarse con este fenómeno veraniego. Después de caminar a orillas del Sena, lugar al que acuden muchos jóvenes y no tan jóvenes a pasar la tarde con los amigos, se puede ir a continuación a alguno de los parques que tiene la ciudad, para tener una relajada tarde, el Parc Monceau o el Parc des Buttes Chaumont, por ejemplo. Parques que no suelen visitarse y que a menudo sorprenden positivamente a los turistas.

Aquellas personas que vayan a estar un largo tiempo en la capital francesa tienen la opción de aprovechar para ver los castillos que están a las afueras de París. Desde el castillo de Vincennes, que es el más cercano y que tiene al lado el parque floral, que ofrece un paisaje de ensueño; hasta el castillo de Fontainebleu o el famoso castillo de Versailles, ambos con unos jardines dignos de la realeza.

Pero París con sus 105,40 km² tiene rincones menos conocidos que también merecen ser vistos. Así pues, el barrio latino en el distrito 5, el barrio judío (Le Marais), el Cementerio de Père Lachaise, la Torre de Montparnasse, la cual muestra unas vistas diferentes de la ciudad, la azotea de Galerías Lafayette, son sólo algunos ejemplos. Ejemplos que demuestran que quien pasa las vacaciones en París no tiene tiempo para aburrirse.

Visto 1853 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.