×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 757

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 863

Viernes, 14 Junio 2013 17:16

Llegó el momento de visitar al médico

Escrito por  Paloma Estepar Secades

Cuando se vive un año en otro país hay tiempo para que sucedan muchas cosas. Puede ser que se conozca una lengua distinta a la nativa, o simplemente que se mejore, por lo general, se conoce nueva gente, se aprenden nuevas costumbres y se ven nuevos lugares. Pero no todo son alegrías, a veces, llega el momento de visitar el médico en tierras extranjeras.

Un español que esté residiendo en un país europeo lo primero que necesita es la tarjeta sanitaria de la Unión Europea, la cual le facilitará las cosas. Con esta tarjeta y estando, por ejemplo, en Francia, a la hora de ponerse enfermo se puede ir por dos caminos. El primero conlleva pagar y esperar a que el estado español devuelva después el dinero y el segundo supone directamente, no pagar.

En el primero de los casos, una vez se tiene la necesidad de acudir al médico, se puede ir a cualquier centro o consulta. En Francia lo normal es que la gente tenga un seguro privado y acuda a consultas privadas. Un europeo, aunque no posea este tipo de seguro, puede ir también. Normalmente, el médico que atiende en estos casos no pone ninguna objeción y, tras ser atendido, el enfermo tendrá que pagar por los servicios. Será entonces cuando el médico rellenará una hoja que se llama “Feuille de soins”.

Con esa hoja y una vez se ha regresado a España, se podrán iniciar los trámites para recuperar el dinero. El problema al elegir esta primera vía es que, aun cuando se tiene el “Feuille de Soins”, primero se ha tenido que pagar. Además, en algunas ocasiones el procedimiento de devolución puede tardar un tiempo. Sin embargo, eligiendo un camino u otro, en ambos casos si el médico prescribe medicamentos habrá que acudir a la farmacia, donde también dan un “Feuille de Soins” para que después España reembolse lo que se ha gastado.

En el caso de las medicinas, el dinero que se devuelve es en función de lo que cubra el estado español de ese medicamento, así pues, se devolverá la diferencia entre lo que se ha pagado en Francia y lo que se habría pagado en España. Para las medicinas no hay otra forma de hacerlo, da igual a qué médico se haya ido. Teresa, una española de 22 años, cuenta que no tardó mucho en recuperar su dinero tras haber tenido que comprar medicamentos en París, como consecuencia de un problema con las muelas del juicio.

El otro camino a la hora de ser atendido es acudir a la sanidad pública. Las ventajas con respecto a la otra opción son evidentes, no se debe adelantar ningún dinero. El inconveniente es que en muchos casos las urgencias conllevan una espera que puede resultar bastante larga. Pero si se acude un día laborable por la mañana, por lo general, no se suele tener que esperar mucho para ser atendido. Si se va al hospital público por urgencias, sólo habrá que rellenar un papel y mostrar, además de la tarjeta de la sanidad europea, el DNI.

En definitiva, a la hora de visitar el médico hay dos opciones diferentes, a la larga las dos salen igual de económicas, todo depende de lo que se quiera a corto plazo. Lucía Pérez asegura que en ambos casos el problema es que “hay que hacer mucho papeleo, incluso algunos franceses se quejan de ello”. Por su parte, Marina no tiene ninguna queja del servicio sanitario francés tras haber tenido que estar ingresada un día en un hospital público, como consecuencia de una agresión.

Visto 4120 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.