×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 865

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 757

Martes, 14 Mayo 2013 11:17

Porque un dinero de más nunca viene mal

Escrito por  Paloma Estepar

Una vez conseguido un contrato de piso y abierta una cuenta en un banco francés, llega el momento de pedir la CAF (Caisses d'Allocations Familiales). Esta ayuda financiera supone, en muchos casos, un gran alivio para los estudiantes de Francia que se ven obligados a pagar altos precios por el alquiler de su vivienda. Para poder obtenerla hay que hacer el temido papeleo, el cual acaba con la alegría de recibir un dinero.

El dinero recibido puede variar en función de los ingresos de la persona, del tipo de alojamiento y de la renta que se pague por el mismo. En el caso estudiantil, para aquellos que no trabajan, el dinero que ganen sus padres no es relevante, pues lo que importa es lo que gana la persona y lo que paga. También es necesario saber que las becas recibidas por el país de origen no deben aparecer en los documentos, pues esta ayuda se concede en función de los ingresos y ayudas en Francia, dadas por el estado francés.

Con esto claro y con un contrato de arrendatario a nombre propio bajo el brazo, es el momento de empezar el temido papeleo. Lo primero es reunir los documentos que se necesitan: una fotocopia del DNI o del Pasaporte (a veces piden ambas), una fotocopia del RIB (ese papelito del banco con los datos de la cuenta), un justificante de escolaridad (en el caso de ser estudiante), la fotocopia de la tarjeta sanitaria europea y el certificado de nacimiento bilingüe. Este último se puede pedir por internet a España para que lo manden por correo y en el momento de entregarlo en Francia no puede tener una antigüedad mayor a 3 meses.

Además se debe entregar una declaración de honor garantizando que se dispone de los recursos suficientes para pagar. Este documento no es más que una carta escrita a mano donde se especifica que el firmante garantiza poseer los recursos. A esto se añade la fecha y el lugar donde se realiza, se firma y está listo.

Con todo reunido, toca rellenar los papeles de la CAF, que se pueden encontrar en la página web de la CAF. Lo mejor es hacerse una cuenta online porque además esta página permite hacer una estimación del dinero que darían a la persona, atendiendo a su caso.

Los documentos de la CAF que se obtienen de la página, se han de rellenar minuciosamente. Por lo general, presenta problemas la declaración de Recursos del año anterior a cuando se pide la ayuda. En caso de los estudiantes Erasmus, han de marcar la casilla de “No ingresos”, puesto que es el primer año que están en Francia, y por tanto, el estado no les ha dado nada antes y no han tenido ingresos en este país.

Una vez se tiene todo el papeleo, lo único que queda es acercarse a la oficina de la CAF más cercana y entregar el dossier, cuya tramitación puede tardar varios meses. El hecho de que se tramite antes o después no implica que se conceda más o menos dinero, puesto que esta ayuda tiene carácter recesivo. Es decir, aunque la beca se pida en octubre y se conceda en febrero, se dará el dinero de los meses anteriores, a excepción del primer mes de alquiler que nunca se tiene en cuenta. Si no se tiene noticia alguna por parte de la CAF, lo mejor es ir a preguntar qué ocurre e insistir.

Así que aunque el papeleo conlleve varios días y algo de dolor de cabeza, la recompensa siempre será grata, ya que un dinero de más para ayudar en la estancia extranjera, nunca viene mal.

Visto 1531 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.