Advertencia
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 872
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 665
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 745

La derecha más conservadora polaca gana las europeas

Jarosaw-Kaczyski, líder del PIS

El  partido conservador Derecho y Justicia, Prawo i Sprawiedliwość en polaco (PIS), liderado por Jarosław Kaczyński, obtuvo ayer la victoria en las elecciones al Parlamento Europeo. El grupo de derechas e ideología cristiana se hizo con el apoyo del 33,2% de los votantes polacos, mientras que el grupo Plataforma Cívica (PO), el cual preside el país desde 2007, quedó en segunda posición con un 31,4% de los votos. Por su parte el grupo de izquierdas SLD se consolidó como la tercera fuerza con un 9,54% de los sufragios.

 

La participación electoral se situó en un 22,7%, un 2% menos que en las elecciones del pasado 2009, en las que la victoria fue para el PO, de centro derecha. Estos resultados suponen una llamada al partido líder del gobierno polaco, el cual ganó las europeas anteriores con un 45,2% de los votos. Así, los ciudadanos polacos han mostrado su apoyo a un partido que se opone a la eutanasia, al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la legalización de las drogas. A pesar de que la fuerza se declara europeísta, “parte del país teme dar una imagen contraria y de insatisfacción al continente”, declara Magda Wofoula, licenciada en sociología y profesora en la Universidad de Lodz, ya que “su programa y medidas no son europeístas”. Magda declara haber votado y confiesa “no estar contenta con el resultado” ya que considera que “la juventud no está informada, lo que la convierte en manipulable”.

Polonia se unió así y apoyó al Grupo Político Europeo (PPE), ganador de esta convocatoria, con la representación en el Parlamento de 212 diputados. Los socialistas demócratas acumularon 187 escaños, siendo la segunda fuerza más votada en el país del este. Estas elecciones son un reflejo de la diversidad y desconformidad de gran parte de la sociedad polaca, la cual cumplió el pasado 1 de mayo su décimo aniversario como miembro de la Unión Europea. Así, Marta Sypka, estudiante de filología hispánica y seguidora del partido ganador declaró “estar contenta con el resultado”, aunque confesó que vota por Jarosław Kaczyński y no por el partido ya que le gusta su manera de trabajar, sin importar el nombre de su grupo político. Por otro lado, otros ciudadanos mostraron su descontento y condición apolítica. Este fue el caso de Elzbieta Nowak, estatutaria desde hace varios años y quien afirmó no haber votado porque “no cree que haya diferencias entre partidos” y a su vez dijo “tampoco confiar en ninguno”; “diez años atrás nuestros políticos prometieron un gran cambio que todavía está por llegar” explica. Por su parte, Jakub Kaczynski, estudiante y trabajador al mismo tiempo, tampoco se decidió a ir a las urnas al “no sentirse representado por ningún partido”. El joven contó cómo poco a poco la población interesada en política va a menos al no creer en sus políticos, a pesar de saber la importancia que tienen en el sistema. “Para ser honesto no me gusta ningún partido, el PO se declara liberal pero no creo que guarde diferencias con el PIS”, confesó, “ambos tienen programas muy ambiguos”. Y concluyó opinando que Polonia debería tener más voz y ser más oída por el resto de Europa en general, no solo ahora por la crisis que está afrontando su país vecino, Ucrania. 

Los votantes polacos formaron parte del 43,09% de Europa que ejerció ayer su derecho a voto en unas elecciones protagonizadas por el apoyo a los partidos ultras y antieuropeos, que sumaron uno de cada cuatro votos.  

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.