Advertencia
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 879
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 872

El PS gana en Portugal, pero no es suficiente

Lideres del PS celebrando la victoria /F: Enric Vives-Rubio, Público

Con una abstención récord del 66,6%, los socialistas ganan en Portugal pero por un solo eurodiputado de diferencia, lo que les impide pedir un adelanto de elecciones legislativas.

 

En Portugal eran 17 los asientos que se repartían en la cámara europea y fueron 5 los partidos que finalmente consiguieron uno de esos preciados sillones. El Partido Socialista, claro favorito, se hizo con 7 frente a los 6 de la coalición Alianza Popular (PSD y CDS) que gobierna el país y que finalmente consiguió perder menos distancia de la que se preveía. Además de los dos grandes partidos, otros tres se hicieron con un hueco en Bruselas, la CDU, una de las sorpresas de la noche, se hizo con dos escaños y un 12, 7% de los votos, mientras que el Movimiento de la Tierra se hizo con uno y el 7% de las papeletas. Por último el sobrante se quedó en el Bloque de Izquierdas que, pese a la debacle, consigue mantener a una eurodiputada en sus filas.

La noche se prometía tranquila en el país luso donde todo parecía estar sentenciado mucho antes de empezar del lado del Partido Socialista. Tras vapulear y humillar a sus rivales del partido de Passos Coelho en las municipales, parecía claro que estas elecciones serían claves para mostrar la incapacidad de Gobierno y obligar al mismo a adelantar las elecciones legislativas. Lejos de terminar así, el sonriente PS tuvo que fruncir un poco el ceño y ahorrarse los fuegos artificiales para próximas victorias más claras. El Gobierno del PSD se salva una vez más, sin saber muy bien como, a pesar de acumular otra derrota que muestra el castigo al partido.

Para encontrar el porqué a la inesperada pírrica victoria de los socialistas, hay que buscar algo más abajo. No fueron los que votaron a la derecha los que provocaron estos resultados, sino los que votaron más a la izquierda. La CDU (Coalición Democrática Unitaria), una unión entre Los Verdes y el Partido Comunista Portugués, consiguió el mejor resultado de su historia con un 12% de los votos y dos eurodiputados. La coalición, que fue una de las grandes sorpresas, consiguió un diputado más que en las elecciones europeas anteriores y un 2% más de porcentaje de voto asentándose como la alternativa al bipartidismo. Ahora, sentados junto a la Izquierda Radical de Syriza en el Europarlamento, e hinchados por los resultados, parecen tener listo el próximo objetivo, una moción de censura contra Passos Coelho que esperan que apoye toda la oposición.

Algo más abajo encontramos a los partidos con sentimientos más dispares, los más alegres y los más hundidos. Empezando por los felices, el Movimiento de la Tierra, un partido de nueva creación que, empujado por su carismático líder, el populista Marinho e Pinto, ha alcanzado el 7% de los votos que le coloca a él, cabeza de lista, en el Europarlamento. Sobre donde se piensa sentar, según palabras del propio diputado, del lado de los socialistas de Martin Schultz pese a tener mucho cariño a Junker. Este resultado muestra el auge del independentismo portugués que ya se vió con la victoria en Oporto de Rui Moreira.

En el otro extremo, el Bloque de Izquierdas, una coalición que baja un 6% de sus votos para conseguir aguantar solo un escaño europeo frente a los 3 que tenía. Parece que las divisiones internas y la subida del CDU han provocado este desastre que hace que esta gran coalición, deba replantearse seriamente su futuro para próximos comicios.

La abstención fue el peor dato de las elecciones con un récord histórico del 66,6%. Nunca antes, desde la Revolución de los Claveles, había habido un dato así. Todos los partidos usan la abstención para su favor, pero lo que parece claro es que el asco por la UE en Portugal ha provocado que los ciudadanos optaran por no ir a votar como señal de protesta frente a una institución que a día de hoy no reconocen ni apoyan. El Rescate ha hecho mella en el país y el nombre de la Unión Europea cada vez gusta menos en el país luso. También se ve en el resultado del bipartidismo que, aun siendo las fuerzas más votadas y apoyadas cosechan el peor resultado de su historia dejando ver que algo está cambiando en la democracia portuguesa.  

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.