×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 776

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 857

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 867

Miércoles, 04 Marzo 2015 14:36

Netanyahu busca entorpecer el pacto entre EEUU e Irán

Escrito por 

 

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, intentó ayer impedir las negociaciones nucleares de Irán y EEUU a través de un discurso ante el Congreso de Estados Unidos. En dicho discurso, Netanyahu dijo que el acuerdo sobre el programa nuclear iraní dará a Irán varias posibilidades para fabricar una bomba nuclear, lo que expondrá a Israel, Oriente Próximo y al mundo a la amenaza de una “pesadilla nuclear”.

Netanyahu no está a favor de estos acuerdos entre la Administración Obama con Irán. “Es un mal acuerdo. Es un muy mal acuerdo”, dijo el primer ministro israelí en el Capitolio, el día en el que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif, se reunían para tratar el programa nuclear iraní. Netanyahu advirtió de que si estas negociaciones se perfeccionan, la Tierra dentro de unos años contará con “un Irán más peligroso, un Oriente Próximo lleno de bombas nucleares, y una cuenta atrás hacia una pesadilla nuclear potencial”, afirmaba el primer ministro israelí.

Solo a dos semanas de las elecciones de Israel, Netanyahu se presenta en Washington y se dirige ante el Congreso de Estados Unidos, invitado por el líder republicano del Congreso sin habérselo comentado a la Casa Blanca, y con el fin de entorpecer estas negociaciones de Irán con EEUU.

Obama no se reunirá con Netanyahu durante su estancia en Washington. El vicepresidente y presidente del Senado, Joe Biden, se encuentra de viaje a Centroamérica. Como protesta, más de 50 congresistas demócratas se ausentaron de la cámara.

Netanyahu defiende que, aunque el acuerdo de EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania con Irán congelase el programa nuclear, solamente le haría falta un año o menos para reavivarlo. Además, el Gobierno israelí duda de la eficacia de los inspectores y asegura que dicho acuerdo estaría vigente una década, por lo que podría hacerse con la bomba nuclear.

“Es por esto que es un acuerdo tan malo. No bloquea el camino de Irán hacia la bomba: allana el camino para que Irán consiga la bomba. ¿Por qué alguien querría este acuerdo?”, se preguntaba Netanyahu. Por su parte, Obama ha invertido en el acuerdo parte de su capital político. No hay que olvidar que no es un mero programa nuclear, sino que el éxito de la negociación rompería el deshielo con Irán, el cual es su enemigo desde hace más de tres décadas, y habría más estabilidad en Oriente Próximo.

Obama promete finalizar las sanciones sobre Irán a cambio de concesiones. Algunas de éstas, en un periodo de un año: el tiempo necesario para que Irán consiguiese la bomba en caso de que optase por romper lo pactado; el acceso de inspectores; y la perduración del acuerdo de, mínimo, una década. El plazo para llegar a un acuerdo termina el 31 de marzo.

Netanyahu no concretó ante el Congreso su alternativa al acuerdo de Obama pero declaró que no era la guerra. Pero dijo que la comunidad internacional tiene la obligación de exigir a Irán, antes de negociar con el país, que dejen de atacar a sus vecinos, impulsar el terrorismo internacional y amenazar a Israel.

“El primer ministro no ha ofrecido alternativas viables” respondió Obama a lo que seguidamente añadió: “Irán se armará, ni las sanciones lo evitarán”. La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, calificó el discurso de Netanyahu como un “insulto a la inteligencia de Estados Unidos”.

El Congreso es de mayoría republicana, por lo que podría alterar los propósitos de Obama con más sanciones contra los iraníes. A pesar de la ausencia de un grupo de demócratas, Netanyahu fue bien recibido. Algunos de los invitados eran el superviviente del Holocausto Elie Wiesel y el magnate de Las Vegas, Sheldon Adelson.

Las palabras de Netanyahu tensan las relaciones bilaterales y fragmentan a demócratas y republicanos, normalmente unidos en el apoyo a Israel. No es la primera vez que un líder israelí persigue alianzas en el Congreso opuestas a la Casa Blanca. En los ochenta, bajo el mandato del presidente republicano Ronald Reagan, Menahem Begin, antiguo primer ministro israelí, intentó impedir la venta de aviones AWACS a Arabia Saudí.

Visto 410 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.