×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 823

Viernes, 04 Marzo 2016 10:38

KIN-BALL, un deporte mixto y cooperativo

Escrito por 
Algunos deportistas practicando KIN-BALL Algunos deportistas practicando KIN-BALL

El KIN-BALL es un deporte alternativo de origen canadiense que pretende favorecer la cooperación y acabar con los individualismos. En España se ha consolidado, teniendo tanto selección nacional masculina como femenina y disputando campeonatos nacionales e, incluso, competiciones a nivel europeo y mundial.

Creado en 1986 por el profesor de Educación Física, Mario Demers, el KIN-BALL no llegó a España hasta el año 2000 y unos años después nace la Asociación Española de KIN-BALL Sport (AEKBS), cuyo objetivo era dar a conocer el deporte dentro de nuestras fronteras para facilitar el establecimiento de clubes y federaciones.

Dicha asociación ha participado en los últimos años con la selección española femenina y masculina en diversos campeonatos nacionales, europeos y mundiales llegando a conseguir algunas medallas y buenas posiciones en la clasificación.

Calidad nacional

El KIN-BALL es un deporte en el que juegan tres equipos a la vez, cada uno con un peto de diferente color (azul o rosa, gris y negro), y formados por ocho jugadores cada conjunto. Eso sí, sólo pueden estar simultáneamente en la pista cuatro de ellos, aunque se pueden realizar los cambios que se consideren oportunos.

Gana aquel equipo que más puntos logre y para conseguir puntuar el objetivo es que la bola, que puede ser recibida con cualquier parte del cuerpo, se caiga o se le vaya fuera de la pista a otro de los conjuntos.

El actual entrenador del combinado nacional masculino de KIN-BALL, Jaime Anguita, explica cómo él conoció este deporte de la mano del primer seleccionador que hubo en España, César Zurdo. “Esto fue en 2003 y yo participé en la primera selección española que hubo. Él trabajaba en una empresa que se dedicaba a traer deportes alternativos y uno de los que probó en Canadá fue el KIN-BALL y lo trajeron para España”, afirma.

Jaime Anguita es una persona muy conocida en el mundo del KIN-BALL. De hecho, consiguió con la selección española dos europeos, algo de lo que se siente muy satisfecho: “Competir por tu país siempre es un orgullo”. Pero no solo logró éxitos en el combinado nacional, también fue tres veces campeón de España con el Madrid Norte, que es el equipo que más veces ha ganado.

Por su parte, la capitana del KCB Sharks, un equipo de KIN-BALL® de Madrid, y jugadora de la selección nacional femenina, Sara Temprano, supo de la existencia de este deporte por casualidad. “Cuando una amiga iba al polideportivo se encontró a otro amigo jugando a KIN-BALL y a la semana siguiente nos unimos todas las amigas al entrenamiento”, señala la deportista.

Jugadora de la selección española desde 2007, este último año fue la capitana en el mundial que se celebró en Madrid, algo que destaca como “una responsabilidad, representar a tu país en un mundial que se juega en casa y que yo había organizado en gran parte”. Sin embargo, este año no pudo ser y se quedaron a las puertas de la final, lo que afirma que fue “un gran reto para nosotras”.

Grandes peculiaridades diferenciadoras

Un balón gigante de 1,22 metros de diámetro y con un peso de menos de 1 kilogramo. Este es uno de los elementos que distingue claramente al KIN-BALL de otros deportes. A este factor se le suma también la competición entre tres equipos diferentes, algo novedoso que tampoco es muy habitual.

Para Sara Temprano lo que hace especial al KIN-BALL y que le da una de sus señas de identidad, es los valores que transmite ya que es un deporte muy cooperativo. “No puedes dejar a ningún integrante del equipo sin jugar”, señala la jugadora.

Asimismo, otra característica diferenciadora es la igualdad al tratarse de un deporte mixto, salvo en competiciones de selecciones, así como, tal y como destaca Sara Temprano, “el respeto, tanto al árbitro como al resto de jugadores, que en el resto de deportes se intenta pero no se consigue realmente como en el KIN-BALL”.

Pese a ello, Sara Temprano no considera que sea un deporte totalmente mixto a pesar de que haya en el campo tanto hombres como mujeres. “Siempre hay solo una chica, siempre estamos en inferioridad”, afirma. Esto también se suma al juego: “No participamos en igual manera, los chicos suelen tirar más bolas que las chicas”.

Una mayor difusión, clave del reconocimiento

El KIN-BALL es practicado en varias provincias españolas como Madrid o Jaén, donde es una potencia puesto que los últimos campeonatos han sido ganados por equipos jiennenses. Aunque Jaime Anguita destaca que el elemento más importante para que este deporte sea todavía más conocido y ejecutado en España es el dinero: “Lo que necesitamos probablemente sea patrocinios para conseguir una mayor difusión”.

Al igual que Jaime Anguita, para Sara Temprano la clave está en tener “más difusión mediática y más difusión entre los más pequeños”. Además, añade que también son necesarias personas que se dediquen a este deporte profesionalmente. “Ahora mismo, todos somos voluntarios que ofrecemos nuestro tiempo libre a hacer lo que podemos, pero hay veces que no es suficiente”, concluye.

El KIN-BALL combina la igualdad, la cooperación y el respeto como sus señas de identidad, que le hacen un deporte original, muy completo y atractivo tanto para hombres como para mujeres.

 

Visto 706 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.