×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 752

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 870

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 807

Sábado, 02 Mayo 2015 00:00

La sangre judía no corrió por las calles de Bulgaria durante el Holocausto

Escrito por 
Cartel del documental documental Night Will Fall / Foto: María T. López Cartel del documental documental Night Will Fall / Foto: María T. López

Los cuerpos de la Comunidad Judía en Bulgaria fueron los únicos de toda Europa que no se convirtieron en polvo durante el exterminio de la Segunda Guerra Mundial, gracias al Gobierno del momento que evitó el envío de sus ciudadanos judíos a territorio alemán. Aun así, a día de hoy, no olvidan qué les sucedió a sus antepasados y celebran eventos en su honor como el ‘Yom ha´shoah’ (Memoria de las víctimas del Holocausto). Son entre cinco mil y seis mil practicantes del judaísmo en el país búlgaro, los cuales cuentan con la tercera sinagoga más grande de Europa.

Son dieciocho los millones de personas que se reconocen a sí mismas como judías alrededor del mundo; el 60% de los cuales viven en Estados Unidos, Israel y Francia. Dentro de las fronteras búlgaras la comunidad judía se compone de entre cinco mil y seis mil personas practicantes. Entre éstos se encuentran personas reconocidas mundialmente como pueden ser Elias Cametti, ganador del premio Nobel de Literatura), Maksim Behar, un importante hombre de negocios, y la músico Mira Aroyo.

Lo que hace a la población judía búlgara única es que durante la Segunda Guerra Mundial, los judíos no fueron exterminados como sucedió en el resto de Europa; el Gobierno búlgaro de la época salvó a más de 48.000 judíos, denegando al partido nazi el envío de deportados a Alemania.

Los libros de Historia búlgaros inciden especialmente en esta parte de su historia. Relatan con detenimiento cómo el Gobierno búlgaro siempre negaba a Hitler la emisión de judíos; cuentan que siempre decía que Bulgaria estaba explotando a sus propios judíos, que estaban trabajando en carreteras, en construcción y en múltiples trabajos pesados, que los búlgaros necesitaban también manos de obra, que permitieran demorar este envío seis meses. Y esos meses se prolongaron a seis meses más y otros seis más, hasta que finalmente la Segunda Guerra Mundial finalizó y ningún búlgaro practicante del judaísmo tuvo que abandonar su país.

El Yom ha´shoah

En este país se encuentra una de las comunidades más unidas, ya que jamás sufrieron una separación de sus familiares y amigos, los eventos y congregaciones son numerosos. Muestra de ello es la sinagoga de Sofía, conocida como la tercera más grande de toda Europa.

Entre los distintos eventos que se organizan, el pasado 16 de abril tuvo lugar la celebración del ‘Yom ha´shoah’ o también conocido como el memorándum en honor a las víctimas del Holocausto.

El evento tuvo una duración de dos días, durante los cuales no se hizo otra cosa que recordar a las víctimas, honrarlas y sentirse orgulloso de ellas. Una de las principales partes del evento fue la proyección del sobrecogedor documental Night Will Fall (La noche caerá, en español), duro y frío reflejo del sufrimiento que se sufrió en el exterminio del siglo pasado.

El evento fue organizado por Maxim Delchev, director educacional de la la Comunidad Judía en Sofía y Nikola Dandalov, activista de la Juventud Judía. El trabajo de ambos consiste en hacer saber a las nuevas generaciones todo lo que necesitan sobre su cultura, su pasado y sus raíces.

Maxim Delchev fue el encargado de seleccionar el documental: “Mis padres, como todos los judíos búlgaros no vivieron lo que el resto sí -refiriéndose al Holocausto-, por ello creo que es necesario que veamos este documental, para recordar lo que nuestros padres y abuelos nunca nos han podido contar de primera mano sobre nuestra historia”.

Por otra parte Nikola Dandalov, fue encargado de realizar una charla para hablar sobre el judaísmo como religión. Opina que la mayoría de ellos no son creyentes por temas de política: “En Bulgaria poca gente es realmente religiosa, el motivo supongo que es por la cantidad de años que ha estado sumida en el Comunismo.” Este joven practicante tiene como objetivo hacer a los más jóvenes volver a creer en el Antiguo Testamento.

La audiencia estuvo compuesta tanto por nuevas generaciones como por personas ancianas, lo que muestra el comportamiento intergeneracional, el afán por preservar una cultura que tanto ha sufrido, la lucha por mantener una forma de vida.

La Comunidad Judía Búlgara está viva y lucha por sobrevivir a partes iguales, el no olvidar el pasado y luchar por un futuro justo es su pan de cada día.  

Visto 2247 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.