×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 67

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 750

Lunes, 13 Abril 2015 01:11

Kofola, la Coca-Cola comunista

Escrito por 
Botella de Kofola / F: Borja de Jorge Botella de Kofola / F: Borja de Jorge

Como si se tratase de la aldea gala de Astérix y Obelix resistiendo frente al Imperio Romano, hubo un tiempo en el que el símbolo del capitalismo, Coca-Cola, no pudo vencer a Kofola, el refresco que el antiguo bloque comunista creó en los años sesenta para hacer frente al gigante americano.

Catorce extractos de hierbas y frutas con cafeína y azúcar. A primera vista puede parecer una posible solución a la receta secreta de la Coca-Cola, pero no lo es. Son los ingredientes de la Kofola, la bebida refrescante nacida en 1960 en la República Checa, por aquel entonces Checoslovaquia, como alternativa del régimen comunista a la bebida más famosa del mundo.

En 1959, en Checoslovaquia, había un excedente de cafeína derivado del proceso de creación del café. Abrumados ante tal cantidad de cafeína en una economía tan rígida, los científicos checos de la compañía farmacéutica Galena n.p, de Opava, pronto convirtieron este alcaloide en un sirope al que llamaron “kofo”. Oscuro, con un sabor entre dulce y amargo, el kofo se convirtió en el ingrediente principal de la Kofola, que comenzó a distribuirse en 1962.

El Gobierno checoslovaco pronto vio en la Kofola un instrumento publicitario para usar contra el capitalismo en plena Guerra Fría. Así, mientras John F. Kennedy pronunciaba su famoso “ich bin ein berliner” (“Yo soy berlinés”, en español) a pocos metros del muro del Berlín Occidental, Kofola inundaba el este del Telón de Acero de su alternativa socialista a la Coca-Cola.

Fueron años dorados para Kofola, que no sólo acabó con el excedente de cafeína, sino que pronto tuvo que salir al extranjero, en contra de sus propios ideales, para conseguir las hierbas con las que fabricar esta bebida 100% checa. Tal era la demanda, que en la década de los años 70, la producción fue de 180 millones de litros anuales. Y eso a pesar de que los checoslovacos podían comprar Coca-Cola y Pepsi, aunque el doble de caras que el producto nacional.

Pero como si de una premonición se tratase, aquel mismo Muro de Berlín que vio expandirse a su este a Kofola, con su caída en 1989 propició el fin de su popularidad. Los checos empezaron a asociar la bebida con el régimen comunista y sus ventas cayeron en picado. Kofola tuvo entonces que a competir en igualdad de condiciones con sus rivales del oeste y afrontar los cambios de dueños, acabando en el ostracismo de los supermercados y bares. “El comunismo no juega ningún papel en la percepción de esta marca amor”, sostiene la responsable de prensa de la compañía, Jana Ptacinska. Una idea de la que la marca se ha alejado todo lo posible desde su refundación en 1998 por la familia griega Samaras.

¿Y tú de qué eres?

Hoy en día, Kofola ha resurgido y la publicidad de la compañía inunda las calles de Chequia y de Eslovaquia, además de estar presente en Polonia y Hungría y preparar su salto al mercado asiático. “En lugar de reducir la calidad y entrar en una guerra de precios, el grupo Kofola decidió ir por el camino de la calidad y de las bebidas más saludables. Y hasta ahora los resultados del negocio muestran que nuestros clientes aprecian esto”, explica Ptacinska quien también recuerda que la empresa colabora con los proveedores locales para apoyar la economía local.

‘Si te encanta no hay nada más que pensar’ es el lema de Kofola. Y es que esta bebida es como la tortilla de patatas con cebolla o sin cebolla en España: o se es de un bando o del otro. “No hay término medio. Aquí en Chequia, o eres de Kofola o de Coca-Cola”, comenta Anna Popová mientras pone como ejemplo unas cadenas de comida rápida americana. En el otro lado están quienes piensan, como el erasmus español Juan Castro, que la Kofola es “la Coca-Cola falsa”.

55 años después de su nacimiento, con el Muro de Berlín derribado y tras superar su casi desaparición en los años 90, Kofola es el refresco más vendido en la República Checa y en Eslovaquia. Al final, ha cumplido su objetivo: competir de igual a igual con la bebida más famosa del mundo.

 

Visto 2672 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.