×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 734

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 863

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 857

Jueves, 12 Febrero 2015 00:00

París tras la tragedia

Escrito por 

Francia continúa en estado de shock con el lema “Je suis Charlie” aún muy presente un mes después de los atentados terroristas contra la sede de la revista Charlie Hebdo. Pancartas en las ventanas y pintadas en las fachadas conviven con teorías especulativas en un entorno electoral. Cualquier lugar es bueno para condenar el terrorismo y no permitir que las víctimas caigan en el olvido.

Los franceses han demostrado su apoyo a la revista Charlie Hebdo con un increíble aumento de las suscripciones, que se duplicaron en sólo 48 horas. La revista tardó una semana en volver a publicar y se imprimieron tres millones de copias en varios idiomas del número 1.178, es decir, el primero tras el atentado, que salió el día 14 de enero y se agotó en cuestión de minutos. La gente hacía cola en el quiosco a primera hora de la mañana. Por lo que se reimprimieron otras dos millones de copias más.

“Yo compré la revista aun estando en contra –de las publicaciones-, pero la compré para solidarizarme una semana más tarde, porque ese día era imposible”, declara la estudiante francesa Zoé Petitjean. Los ingresos de la revista se han disparado tras los acontecimientos, y la editorial ha querido dejar claro que todo lo recaudado con el número 1.178 será destinado íntegramente a la revista.

La joven francesa, que estuvo en la manifestación de París el día 11 de enero, cuenta: “Para mí era muy importante ir, para defender la libertad de expresión, aunque yo personalmente no esté a favor de lo que publica Charlie Hebdo, creo que no se puede atacar a la prensa por publicaciones de ese tipo”. “París estaba llenísimo, todas las calles, había tanta gente que en un momento dado se hizo imposible seguir adelante por el bloqueo de gente, nada que ver con la foto de los presidentes. La gente estaba calmada pero se hacía oír, se cantó la Marsellesa, se aplaudió la labor policial...”, recuerda.

Pese a que en todas las declaraciones públicas que han hecho los miembros de la revista se ha insistido en que la revista seguiría adelante, recientemente se ha anunciado un parón indefinido de la publicación. Esta noticia se conocía tras la publicación en el semanal marroquí Al Watan Al Ace de un montaje fotográfico en el que se comparaba al presidente francés, François Hollande, con Hitler, bajo el título ‘¿Los franceses van a hacer reaparecer los campos de concentración de Hitler para exterminar a los musulmanes?’. Los acontecimientos han reabierto el debate sobre si se debe o no poner límites a la libertad de expresión, mientras que desde el palacio del Elíseo todavía no se han pronunciado.

Mientras tanto, la vida en la capital francesa continúa con máxima alerta de vigilancia anti-atentados en todos los edificios públicos. En las universidades, por ejemplo, se ha dado aviso de no tocar paquetes sospechosos, no dejar mochilas sin vigilancia y llevar siempre encima la documentación. Isabel Lallemand, una estudiante de erasmus en París cuenta de primera mano su experiencia: “A partir de los atentados de Charlie Hebdo al entrar en la universidad nos piden el carné de estudiantes, y nos revisan las mochilas. Además, cada dos por tres cierran alguna puerta para hacernos pasar por otro lado. La verdad es que la seguridad ha aumentado este mes”. En cuanto al ambiente que se respira en las calles Isabel comenta que “quizás también en los parques hay más policía. Yo he visto más policía nacional por la calle, y en las estaciones de metro, las más solicitadas tienen ahora mucha más vigilancia”.

En contraposición, como siempre tras este tipo de sucesos, han comenzado a aparecer las teorías de aquellos escépticos que sostienen la posibilidad de que todo haya podido ser un montaje. Estas especulaciones se basan en los vídeos que han sido difundidos en todas las televisiones, en los que se mostraba a los dos hermanos terroristas saliendo de la sede de la revista. Los argumentos van desde el funcionamiento del arma homicida, hasta el color de los espejos retrovisores del vehículo en el que se escaparon los hermanos Kouachi pasando, por supuesto, por el olvido de un carné de identidad al cambiarse de coche.

La islamofobia como telón de fondo del año electoral                        

El 2015 se presenta en Francia como año electoral, las elecciones departamentales –celebradas cada seis años - tendrán lugar a finales de marzo. El Frente Nacional con Marine Le Pen a la cabeza se sitúa como primera fuerza en intención de voto según el barómetro del instituto Odoxa del 27 de enero de 2015, sin embargo, con dos puntos menos que antes de los atentados, lo que llama la atención debido a la estricta política migratoria del partido de ultraderecha. En su primera aparición en público tras los acontecimientos del 7 de enero, Marine Le Pen consideraba “insuficientes” las medidas adoptadas por el gobierno, cargando contra la libre circulación de Schengen –el espacio europeo en el que no es necesario el pasaporte-, e insistiendo en su propuesta de prohibir la entrada de los yihadistas en el país, así como cuestionar la nacionalidad de los franceses nacidos de padres extranjeros.

Rafik Tarhini es un joven musulmán de nacionalidad francesa que estudia en Montpellier, sobre las medidas que propone Le Pen opina: “Creo que no se puede controlar la entrada únicamente de los yihadistas sin perjudicar a los demás musulmanes, y el hecho de cuestionar a los ciudadanos de padres extranjeros sólo aumentaría la sensación de miedo que existe después de los atentados”.

Si bien es cierto que este tipo de tragedias a menudo provocan reacciones racistas por parte de la ciudadanía, la respuesta de la población francesa, en general, ha sido la contraria –según indican las encuestas- debido a la reacción de la población islámica, que ha condenado públicamente los atentados yihadistas. “Después de lo ocurrido con Charlie Hebdo, creo que es normal que la islamofobia aumente en Francia, pero la mayoría de la gente tiene cultura y entiende la diferencia entre yihadistas y musulmanes”, concluye Rafik. Con todo, la islamofobia no deja de estar a la orden del día en el país, sobre todo teniendo en cuenta las previsiones para las próximas elecciones de marzo. 

Visto 1085 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.