×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 100

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 857

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 870

Lunes, 02 Febrero 2015 00:00

Bil´in, una década de resistencia pacífica

Escrito por 

Las instrucciones eran claras. Desde el mismo momento que alguien pisa ese suelo puede ser detenido, pues es considerado territorio militar cerrado. Ojos y boca deben estar en todo momento cubiertos para no dejar penetrar el gas lacrimógeno que el IDF (Fuerzas de Defensa Israelí) dispararía con casi toda seguridad. Bil´in se despertaba así un viernes más.

Lo que fueron consejos tornó en realidad desde apenas el primer minuto en que la protesta, pacífica, comenzó. La experiencia de los fieles a la cita se entremezclaba con la incredulidad de los que veían, por primera vez, semejante escenario. Bil´in es una pequeña aldea cisjordana a escasos 15 kilómetros de la capital, Ramallah. Con la entrada de 2015, su lucha contra la ocupación alcanzaba los 10 años de vida.

 

Vecinos, curiosos y activistas llegados de todo el mundo se unen cada viernes a una manifestación pacífica en nombre de los derechos del pueblo palestino y contra la ocupación israelí, especialmente en oposición al muro. Diez años con sus 480 viernes donde la cita es inexcusable e ineludible. Entre la multitud de periodistas, banderas palestinas y  personas procedentes de todos los rincones del planeta y de todas las edades, llama la atención un hombre. Su pelo es alborotado y canoso y sobre sus hombros porta una rojinegra bandera en la que se lee la palabra Unidad, en inglés y hebreo. Asegura a Infoactualidad que es de Tel Aviv y que desde que las protestas comenzaron, no ha faltado ni un solo día. No muy lejos de él, un niño de apenas 14 años, hijo de activistas ingleses, viste una camiseta donde se lee: “¿Tienes derechos humanos? Los palestinos no”. Y a escasos metros dos chicas americanas sostienen una pancarta que dice: “¿No puedes respirar? -Justicia- Desde Ferguson hasta Palestina”.

Comienzo de una larga lucha

“Recuerdo que cuando era niño solía trabajar la tierra con mi padre. Una vez, recogiendo aceitunas, no tenía ganas de trabajar, y huí. Prefería vagar en el valle con mis amigos. Soy Falah y he vivido toda mi vida en Bil´in.  Mi familia y yo somos campesinos. La tierra nos une”. Así comienza su historia, filmada y llevada al cine bajo el famoso documental 5 broken cameras. Paralelamente, la historia de la simbólica resistencia no violenta de este pueblo comienza en abril de 2005, con la construcción de una valla de seguridad que tiene como propósito proteger y separar a los colonos que viven alrededor, según la versión israelí. Sin embargo, esta creación que se intensificará en longitud y magnitud con el paso del tiempo, impide a los habitantes de Bil´in, una comunidad dependiente de sus olivos, trabajar sus tierras, puesto que el 60% de ellas quedan al otro lado del muro. Falah lo vivió así: “Un día los técnicos israelíes vinieron a poner barreras sobre nuestra tierra. Cuando llegaron las máquinas fue como una agonía. Empezamos a organizar manifestaciones junto a activistas israelíes”.

La espontaneidad, la prolongación en el tiempo y la no violencia son los pilares básicos de Bil´in. Espontaneidad porque está fuera de control y liderazgo político. Lo que a su vez refleja el abismo entre los palestinos y sus líderes, en muchos casos lejanos y corruptos. Duración porque nadie hubiese esperado esta resistencia que alcanza la década, y no tiene pinta de cesar. Y como emblema básico, la oposición mediante una lucha no violenta. Por todo ello, esta pequeña localidad ha atraído la atención de todo el mundo, pero sobre todo ha dejado entrever que la resistencia palestina no está solo basada en ataques suicidas. Sin embargo, la historia ya ha mostrado que pocas han sido las veces que la no violencia ha sido contestada con el mismo método. En marzo de 2009 una bomba de gas lacrimógeno lanzada por el ejército israelí impactó sobre el activista americano Tristan Anderson, quien está en coma desde entonces. Ese mismo año Abu Rahme se convertía en la víctima número 18. Y tan sólo una semana antes de la visita a Bil´in, un activista italiano fue gravemente herido.

En medio de este escenario tan dantesco llama la atención cómo la vida cotidiana sigue, o al menos lo intenta. A tan sólo unos metros de los últimos impactos, Safa, de 5 años, juega en las afueras de su hogar con sus hermanas y primas de menor edad. Siempre bajo la atenta mirada de su madre, que les hace señales de entrar a casa varias veces.  

Israel y los territorios ocupados

La solución del conflicto más complejo y duradero de la época contemporánea pasa por encontrar una solución a los territorios ocupados y asentamientos, declarados ilegales en múltiples ocasiones por la comunidad internacional. Bajo la resolución 242, Naciones Unidas instó a Israel a retirar sus fuerzas de (los) territorios ocupados en la guerra del 67. Israel se retiró de Gaza en 2005 y Cisjordania quedó dividida en 3 áreas. A día de hoy, hay más de 250 asentamientos judíos, el ejército israelí controla el 60% del territorio –lo que pertenece al área C- y el 40% de Cisjordania es declarada tierra de estado confiscada por Israel.

Todo ello en términos prácticos significa más de 400 check-points, y carreteras aleatorias sin ninguna perspectiva de futuro que sólo comunican los asentamientos. Esto supone una discontinuidad territorial y el aislamiento de las zonas que pertenecen a Palestina, y a su vez dificulta aún más la posibilidad de una solución basada en los dos estados. A todo esto se une la incertidumbre, pues la misma distancia varía en función de la magnitud de estos controles rutinarios.

Algunos argumentos defienden que Israel solo hace lo que muchos estados, como Reino Unido, hicieron en el pasado. Las justificaciones de los judíos por asentarse en Cisjordania las resumió Davidi Perl, portavoz de los colonos judíos de Gush Etzion, al periódico británico The Telegraph: “La mitad de nuestra gente son jóvenes menores 18 años. El Gobierno debe mostrar respeto. ¿Cómo sería posible una evacuación de todos nosotros? Todo Israel debería ser para los judíos, los árabes ya tienen 22 estados para ellos. Es más, esta tierra fue dada para nosotros por Dios y así está escrito. Los árabes no tienen legitimidad. Es la tierra del Rey David”.

Y entretanto solo queda esperar con anhelo la esperanza y racionalidad mientras suenan, de fondo, estos versos del uruguayo Jorge Drexler: "El mismo suelo que piso seguirá, yo me habré ido rumbo también del olvido. No hay doctrina que no vaya, y no hay pueblo que no se haya creído el pueblo elegido. No hay una piedra en el mundo que valga lo que una vida".

Visto 977 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.