×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 167

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 857

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 897

Martes, 04 Noviembre 2014 01:00

Reabre el Musée Picasso tras un lustro de incertidumbre

Escrito por 

Unas dudosas gestiones, conflictos internos y alargadas reformas han desembocado en cinco años en los que el Hôtel Salé de París, que acoge el Musée Picasso, ha permanecido cerrado al público. El 25 de octubre tuvo lugar la esperada reinauguración, en una semana especialmente destacable y controversial para el arte en la capital francesa.

Si Pablo Picasso aún estuviera vivo, el 25 de octubre habría cumplido 133 años. Si Pablo Picasso siguiera vivo, probablemente la reapertura ese mismo día en París de uno de los múltiples museos en su honor no habría tenido lugar. Empezando porque, desde su primera inauguración en 1985, este museo se compone en gran parte de la colección personal de Picasso, donada póstumamente por sus familiares. Pero todo ello no son más que suposiciones; el artista de origen malagueño falleció hace más de cuatro décadas. Sin embargo, sí sigue viva hoy en día su abundante obra, así como su reconocimiento internacional y mucha de su descendencia biológica.

Es precisamente su familia, además del gobierno francés, la que ha tenido varios desacuerdos con la dirección del Musée Picasso durante estos cinco años de alargadas reformas. En este tiempo, el lugar ha permanecido cerrado al público, y las remodelaciones se han ido prolongando a causa de una presunta mala gestión del presupuesto y de discrepancias con los derechos de autor de las obras.

Nuevo museo, nuevo director

Los desacuerdos han continuado hasta este año. Anne Baldassari, entonces directora del museo desde 2005, fue repentinamente destituida de su cargo dos semanas antes de la reapertura prevista para el 14 de junio de 2014, y sucedida por Laurent le Bon. Tres meses después, y tras una renovación valorada en 53 millones de euros desde el inicio del proyecto en 2009, el Musée Picasso de París por fin abrió las puertas al público general, con la ex directora como comisaria de la exposición inaugural.

Situado en una antigua mansión del siglo XVII, en el barrio parisino de Le Marais, este museo alberga más de 5.000 obras del artista y casi 300 cuadros, complementados, además, por la colección personal que Picasso tenía de otros artistas como Cezanne, Matisse, Modigliani y Renoir, entre otros. Algunas de las obras de la colección que se pueden admirar son ‘La Celestina’ (1904), ‘La Flauta de Pan’ (1923), ‘Retrato de Dora Maar’ (1937) o la escultura de ‘La Cabra’ (1950).

Primer día de cara al público

“El primer día para nosotros fue hace un par de semanas”, comenta M. Quentin, asistente de recepción de la galería, refiriéndose a la apertura excepcional para la prensa y algunas personas invitadas, “pero hoy ha sido la inauguración oficial”. Un día “complicado y con demasiada gente”, añade Quentin, ya que, en su jornada inaugural, el edificio vio pasar a “en torno a 3.000 visitantes” en un margen de menos de cinco horas, algo “comprensible y normal, teniendo en cuenta la ocasión”. Denis Bovicov, también trabajador del museo, coincide en señalar que la inauguración ha sido muy ajetreada, “con la visita del presidente François Hollande, así como de la hija de Picasso”, apunta, refiriéndose a una de las descendientes del artista, Maya Widmaier Picasso.

¿Una espera que ha valido la pena?

Esta controversial remodelación ha aumentado el espacio de exposiciones en torno al triple, ampliación conseguida, principalmente, moviendo las áreas administrativas del museo a un nuevo edificio anexo. Las reformas han tenido una acogida variada entre los visitantes. Iris F., una joven estudiante francesa, señala su desacuerdo con “la disposición de las piezas”. “Hay que atravesar muchas salas y dar muchas vueltas para verlo todo”, explica, añadiendo, además, que estar demasiado cerca de los cuadros puede ser una inconveniencia para poder distinguirlos y observarlos de manera óptima. Una opinión que puede deberse a la estructura de varios pisos con pequeñas salas y motivos decorativos del edificio, una antigua mansión privada. Sin embargo, la joven expresa que “la visita ha estado muy bien”, y asegura que volverá, ya que “no nos ha dado tiempo a verlo todo con detenimiento”. Una visión que choca con la más optimista que presenta Marie Caroline, residente en París: “las obras están muy bien dispuestas, muy en acorde con su valor”, expresa, añadiendo que “el museo está muy bien construido y el edificio es magnífico”.

Y es que, a pesar de algunas inconveniencias, la mayoría del público expresa su satisfacción tras la reinauguración, como es el caso de M. Christie, a quien esperar cincuenta minutos para poder acceder al edificio no le ha parecido “para nada excesivo”. Además, “aunque dentro del museo había mucha gente”, explica, “esta gente se dispersaba rápido de una sala a otra, y me ha dado tiempo a observar perfectamente cada obra con detenimiento”.

Mucho arte, pero también polémica

La reinauguración del Musée Picasso, ya de por sí controversial, se ha llevado a cabo en una semana en la que el arte ha tomado mucho protagonismo en la capital francesa, en ocasiones siendo fruto de polémica. París acogió la FIAC, Feria Internacional de Arte Contemporáneo, con exposiciones y galerías excepcionales para la ocasión repartidas a lo largo de la ciudad. Asimismo, tuvo lugar la inauguración de la Fondation Louis Vuitton, centro de arte diseñado por el arquitecto galardonado este año con el Premio Príncipe de Asturias, Frank Gehry. Por otra parte, la obra diseñada por el artista Paul McCarthy, que ocupaba el centro de la Place Vendôme de París, una alargada escultura verde muy criticada por “su parecido con un juguete sexual”, fue finalmente retirada, no sin abundante revuelo y una reacción de “contraataque” por parte del mismo artista, quien ya ha preparado una nueva exposición.

Ha sido precisamente en la inauguración del Musée Picasso donde el Presidente francés, François Hollande, ha aprovechado para defender a McCarthy, argumentando que “los artistas son aquellos que afrontan la intolerancia, el sinsentido, y aquello que lleva a alguien a agredirlos o a intentar destruir su obra”.

Está claro que el arte en París no deja indiferente a nadie. Por eso, y a pesar de una complicada y demorada espera para la reapertura de este museo, la buena acogida entre el público le vaticina a este renovado establecimiento un buen futuro. Un futuro en el que, naturalmente, lo más importante seguirá siendo, por encima de todo, la excepcional obra de Pablo Picasso.

Visto 1091 veces

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.