×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 84

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 848

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 779

Jueves, 05 Diciembre 2013 00:00

Álvaro López de Goikoetxea: Mi corresponsalía en Bruselas es la crónica de una crisis

Escrito por 

Alvaro Lopez de Goikoetxea en su despacho en Bruselas. Cris Alonso

En el número nueve de la Rond-Point Robert Schuman se encuentra la sede de Televisión Española en Bruselas. Un edificio cuya fachada contrasta con las modernas construcciones que le rodean, como la imponente Comisión Europea. Clásico y acogedor. Y, como suele suceder en estos casos, lo es tanto por dentro como lo aparenta por fuera. El antiguo ascensor modernizado, acorde con esta nueva moda hipster de gafas de pasta y prendas vintage, en la que lo antiguo es moderno y, de hecho, cuanto más antiguo más moderno, nos eleva lentamente hasta la quinta planta, donde nos espera Álvaro López de Goikoetxea, corresponsal de TVE en Bruselas.

Infoactualidad: Comenzó su andadura como corresponsal en Bruselas para Televisión Española en 2008. En alguna ocasión ha definido la trayectoria profesional de su corresponsalía como “la crónica de una crisis”. ¿Cómo ha sido el ritmo de trabajo durante estos cinco años? 

Álvaro López de Goikoetxea: Efectivamente, mi corresponsalía en Bruselas es la crónica de una crisis. Llegué en agosto de 2008 y el 15 de septiembre cayó Lehman Brothers. En 2007 se había oído hablar de las subprime en Estados Unidos pero a nosotros nos parecía algo exótico, tanto por los orígenes de la crisis americana como por la propia terminología que se utilizaba. Un año después nos estallaba en la cara. Tuve que familiarizarme con la terminología y, como yo, millones de ciudadanos europeos. Mi misión era contar lo que estaba pasando y tratar de hacerlo digerible para aquellos que no habían oído nunca hablar de primas de riesgo, agencias de calificación, rescates… Términos a los que, por desgracia, nos hemos tenido que acostumbrar durante los últimos cinco años. 

I: Sus intervenciones como corresponsal en Bruselas han pasado a ser esenciales en un contexto de crisis económica que ha trasladado muchas decisiones del ámbito nacional al comunitario. ¿Cuál es el peso que España tiene en la toma de estas decisiones?

 A. L. G: Teóricamente tiene el mismo que cualquier socio comunitario. En la práctica, en el seno de los 28 cada uno tiene su peso y nosotros lo hemos perdido por causa de la crisis. Al final, poderoso caballero es don dinero. Durante prácticamente una década España pisó fuerte en Europa, con una economía boyante (que luego hemos visto con pies de barro…); y era puesta como ejemplo en muchos aspectos a nivel comunitario. Y todo eso se derrumbó a partir de ese 15 de septiembre que nos hizo ver la que se nos venía encima. Sí, España ha perdido peso en el seno de la Unión Europea. En instituciones básicas como el Banco Central Europeo nos hemos quedado sin un asiento. Pero esto es de ida y vuelta, es recuperable. Somos la quinta economía de la Unión Europea y la cuarta de la zona euro. Y estamos ahora como estamos… Hay que pensar que podemos estar mejor y recuperar lo que fuimos.

I: La semana pasada el ministro de Educación, José Ignacio Wert, se vio presionado por la Comisión Europea para rectificar la modificación en los requisitos de beneficiarios de las becas Erasmus que había llevado a cabo hacía apenas unos días. ¿Son buenos estos cambios, en un espacio tan breve de tiempo, en materias como la educación?

A. L. G: Determinados asuntos son básicos en cualquier país, ya sea la educación, la política exterior, la lucha contra el terrorismo… y deberían ser consensuados entre los partidos mayoritarios. En España la alternancia siempre se ha dado entre el PP y el PSOE. Ambos partidos deberían tener consensuadas estas materias porque desde el consenso las cosas funcionan mejor, son más estables y se logra progresar más. Por desgracia, si en algún momento ha existido consenso ha saltado por los aires. En educación, dependiendo de quién gobierne, se establece una ley o se elimina la anterior. En política exterior, donde unos pretenden una cosa los otros van por otro lado... Y así con todo. Estamos haciendo y deshaciendo permanentemente. La educación en España es un buen ejemplo de cómo la falta de consenso echa por tierra muchos esfuerzos.  

I: ¿Cuáles son las consecuencias de estas contradicciones entre el ámbito nacional y el comunitario? 

A. L. G: La realidad es bastante testaruda. España no atraviesa su mejor momento en cuanto a imagen y, aunque aún tiene poder de decisión en Bruselas, al final el mando real lo tienen dos o tres cancillerías. Lo cierto es que la Unión Europea dicta una serie de normas que son de obligado cumplimiento, entre otras cosas porque las han aprobado los 28 socios comunitarios.

I:Entonces… ¿hacemos lo que dice Merkel? 

A. L. G: Alemania tiene un poder decisivo en la Unión Europea. Angela Merkel, con su liderazgo, ha marcado su impronta. A unos les gustará más y a otros menos, pero lo cierto es que Merkel ha tenido una narrativa de cómo afrontar la crisis que otros no han tenido. Logró concitar los suficientes apoyos de socios comunitarios, marcó una línea, y en esas estamos…

I: Últimamente en España se han destapado numerosos casos de corrupción en partidos políticos, llegando incluso a la Casa Real. ¿Considera que estos escándalos restan confianza de los mercados y las instituciones europeas en nuestro país?

A. L. G:A los inversores esos escándalos les importan más bien poco. Si yo fuera Bill Gates mis inversiones en España no las decidiría por que haya un escándalo en la Casa Real o en un partido político… Quizá me proporcionaría una fotografía de cómo está el país, pero es una imagen parcial. Los parámetros por los que se mueve un inversor son mucho más económicos que de imagen institucional.

I: Hablando de escándalos… Estos últimos días estamos recibiendo informaciones del espionaje ilícito de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA). ¿Está Europa capacitada para la protección de datos de sus comunicaciones o para llevar a cabo un contraespionaje a la altura? 

A. L. G: La Comisaria de Justicia, Viviane Reding, ha propuesto crear una agencia europea de inteligencia que combine los esfuerzos de los países miembros en esta materia. Todos quieren espiar pero unos pueden y otros que pueden menos. Mientras que la vigilancia en Estados Unidos es muy potente, los servicios de inteligencia europeos son raquíticos y el contraespionaje es penoso. Tenemos un problema de protección de datos y debemos exigir a EEUU un mayor respeto hacia sus aliados europeos. Los países miembros deberían invertir más en espionaje y en contraespionaje, aunque sería complicado poner de acuerdo a todos los socios comunitarios ya que unos servicios de inteligencia son más potentes que otros y, además, pueden tener intereses contrapuestos. 

I: Volviendo a la actualidad española, el pasado 22 de octubre vimos salir de prisión a la etarra Inés del Río. Usted ha cubierto la información política en los años más complicados de la reciente historia del País Vasco. ¿Cómo recibió esta noticia? ¿Considera acertada la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo de anular la Doctrina Parot? 

A. L. G: Cuando vi a Inés del Río en la calle me acordé de sus víctimas. Creo que merecen, en una España democrática, todo el respeto de la sociedad. Para ellas es todo mi apoyo y mi solidaridad en el terreno personal. Con respecto a la decisión de Estrasburgo, desde hacía tiempo se intuía que la sentencia podía ir por ahí. Yo era consciente de que iba a generar en España enorme desazón y tristeza e incluso reacciones airadas ante lo que se iba a considerar por amplios sectores una injusticia. La justicia es muy testaruda y en una sociedad democrática la aplicación retroactiva de las leyes no es viable. 

I: El pasado 14 de octubre, la Comisión Europea aportó datos que demuestran que el número de ciudadanos comunitarios inactivos que residen en otro país miembro apenas alcanza el 1% de la población de la Unión Europea. Reside en Bruselas, donde conviven multitud de nacionalidades. ¿Cómo se analiza la situación desde esta perspectiva?

 A. L. G: Me da mucho pudor poner como ejemplo de la inmigración a Bruselas. Aquí hay mucha gente labrándose brillantes porvenires, una importante cualificación profesional o académica. El problema es otro: barcazas que llegan del norte de África a las costas de los países del Mediterráneo, el flujo masivo de inmigrantes que vienen huyendo de guerras y hambrunas, jugándose la vida y poniéndola en manos de traficantes de personas. Ese es el gran problema que tiene ahora Europa y que no puede ignorar. Llevar a cabo una política para controlar esos flujos y combatir esas mafias, para dar una salida viable a la gente que llega, cuesta dinero porque requiere acciones en sus países de origen. Son necesarios más medios y se requiere la solidaridad de todos los socios comunitarios.   

I: De vuelta en España y en el sector que nos atañe, el periodismo, la situación es crítica. La crisis económica ha azotado con fuerza el mercado de medios de comunicación. ¿Cuál sería la comparación entre la situación en España y la que se da en otros países europeos?

 A. L. G: En cada país, la situación de los medios de comunicación está conforme a la de todo el mercado laboral. En España la situación del periodismo es penosa por varias causas y a ninguna de ellas se le ha puesto remedio. La prensa escrita está en un momento de definición entre el papel y los medios online, las televisiones tienen una competencia brutal, la oferta se ha reducido, los costes son muy altos, y en las radios pasa lo mismo porque, al fin y al cabo, se vive de la publicidad y en un país en crisis hay menos anunciantes. Por otro lado, alguien debería poner freno a determinadas cosas. ¿Es viable un medio que se sostiene con becarios o con trabajo gratuito o semi-gratuito? Parece que no es un modelo sostenible de negocio… ¿o sí? 

I: Recientemente el periodista y escritor Arturo Pérez Reverte, en el programa Salvados de La Sexta, planteaba una visión de futuro bastante pesimista, aunque confiaba en la educación como base para la regeneración social. ¿Considera, como Reverte, que somos una generación perdida y tenemos que esperar 20 años para que una nueva generación de lugar a una mejora de la sociedad en España? 

A. L. G: Tenemos que aprender a ser críticos porque en la medida que no sepamos criticarnos a nosotros mismos nos convertiremos en auténticos prisioneros de nuestros errores. Es tremendo si vuestra generación vuelve a vivir dentro de veinte o treinta años lo que acabamos de vivir ahora. ¿Vamos a cometer los mismos errores en el futuro? ¿Vamos a salir de la crisis con el único propósito de volver a llenar los bolsillos para que otra generación se quede en la cuneta porque hemos vuelto a hacer lo que ya habíamos hecho? Debemos formarnos bien, pero en esa formación más que contenidos concretos son importantes los valores, el valor de la autocrítica, de reconocer y corregir los errores y de tener la suficiente humildad para decir -hasta aquí hemos llegado, esto no puede volver a suceder-. Me parece básico, aunque solo sea para no repetir nuestra historia.   

I: En Infoactualidad, como medio de comunicación llevado a cabo por la cantera del periodismo, nos preocupa el futuro de la profesión. ¿Qué consejo daría a los estudiantes de periodismo? ¿Quizá es la salida al extranjero la mejor opción, en vista de la situación del mercado laboral en España?

A. L. G: Consejos no soy capaz de dar a nadie. La salida al extranjero es una opción pero cualquier país democrático necesita medios de comunicación. España los ha necesitado, los necesita y los necesitará. El periodismo es una profesión preciosa y muy enriquecedora. A quien haya elegido esta profesión le deseo toda la suerte para poder llevarla a cabo y desarrollarse profesional y personalmente. 

Visto 1382 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario Lunes, 02 Diciembre 2013 18:56 publicado por anita alonso

    Me ha encantado tu articulo Cris, es muy interesante.
    Haces que cada día espere con impaciencia otro nuevo para leerlo.
    Sigue así quizás algún día, ¿ quien sabe ? te contrate para que me escribas mis memorias.

    Reportar

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.