×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 853

Jueves, 25 Febrero 2016 13:38

El agua del oso y el madroño

Escrito por  Equipo de Ciencia y Tecnología
Vaso de agua / Foto: Gabriel Sanmartín Vaso de agua / Foto: Gabriel Sanmartín

El agua sigue un procedimiento de calidad y distribución muy complejo. La responsabilidad de que existan altos niveles de optimización no solo atañe a investigadores y trabajadores, encargados de que el agua que emana del grifo sea potable. También recae en los ciudadanos y las políticas que se sigan desde las administraciones.

 

El agua del oso y el madroño / Autores: Equipo de Ciencia y Tecnología de Infoactualidad / Imagen y edición: José María Echegaray y Jean Pierre Gutiérrez Gonzaga

 

Tales de Mileto, uno de los Siete Sabios de Grecia, supuso allá por el siglo VI a.C. que el agua era el origen de todas las cosas que existen. En parte no se equivocó, pues uno de los elementos que representó el Big Bang fue el hidrógeno, componente del agua. Tuviera razón o no, muestra la preocupación de la filosofía y de la sociedad en general por este bien, obligando a que en el siglo XXI no se desvíe la atención.

En la actualidad, el agua, fundamental para la vida, sigue unos procedimientos de control y distribución que a Tales le sorprenderían. En la Comunidad de Madrid, donde el agua potable presume de ser de las mejores de España, existen estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP), que eliminan los agentes contaminantes y, posteriormente, la distribuyen. Un proceso que requiere estudios continuos de optimización de la calidad.

Un compromiso con el motor de la vida

El cuerpo humano y la Tierra comparten una característica común: tres cuartas partes de su composición son agua. Sin embargo, este recurso es el más amenazado del planeta. La escasez de agua y la contaminación de la existente provocan unos costes sociales y ambientales muy elevados que, según Greenpeace España, lo serán aún más, en un futuro cercano, si no se toman las medidas necesarias.

Los factores regionales de Madrid, como su alta polución o la condensación del agua en sus montañas provocan una mayor inestabilidad de ésta, sostiene Jorge M. Lobo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN). Por esta razón, el agua madrileña necesita una elevada protección. Lobo apuesta por no utilizar el agua potable para otros fines que no sean la ingestión.

Esta responsabilidad recae sobre los ciudadanos, comprometiéndose a un consumo responsable del agua, para el que es imprescindible la acción política. Según afirman fuentes de la Dirección General del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, todas las administraciones deben implicarse, no solo para cumplir las directrices de la Unión Europea, sino para garantizar la salud de la población y de los ecosistemas. Y añade que aún queda trabajo por hacer.

En este marco, tienen un papel importante los medios de comunicación, ya que son los encargados de informar, no solo de cómo influyen los efectos del cambio climático en el agua, sino de publicar todas las soluciones que se tomen al respecto. Se debe dotar a las redacciones de una fuerte presencia de especialistas en información ambiental y, de esta forma, poder estar a la altura de secciones ambientales como la de The Guardian, entre otras, sostiene Clara Navío, presidenta de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

El proceso del agua

La captación de aguas superficiales corre a cargo de Canal Isabel II. Mediante una red de catorce embalses almacena una capacidad máxima de 946 millones de metros cúbicos, que corresponden a un año y medio de consumo de los habitantes de la ciudad de Madrid. Los embalses situados en la cuenca del río Lozoya son los más importantes para la región, debido a que representan las dos terceras partes del total. 

Tras ser captada, el agua debe pasar por un proceso de tratamiento para que obtenga la calidad adecuada. Este proceso tiene lugar en las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP). En la región de Madrid existen un total de  trece centros, donde mediante procedimientos encadenados se asegura que el agua esté libre de colores, sabores y microorganismos. Los procesos de preoxidación, coagulación, decantación y filtración eliminan los elementos que puedan oxidarse y que aporten turbidez al agua. Posteriormente, se añaden reactivos químicos que evitan la corrosión de las tuberías. Por último, también se insertan en el agua agentes desinfectantes como el cloro y el amoniaco para eliminar microorganismos que hayan sobrevivido a todas las fases de limpieza anteriores.

Tras los controles de calidad realizados por las ETAP y las acciones potabilizadoras, se da paso al proceso de distribución: grandes tuberías conducen el agua desde las plantas de tratamiento hasta los depósitos urbanos, donde se regula la presión. Según datos del Canal de Isabel II, hay un total de 33 depósitos con una capacidad superior a tres millones de metros cúbicos.

Optimización de la calidad

Para consumir agua de calidad son necesarios controles que eviten problemas para la salud y el medio ambiente. La legislación española sobre el agua de consumo es muy exigente y está basada en directivas de la Unión Europea. En cada localidad, las empresas que suministran agua potable a la población realizan un análisis completo del agua de forma rutinaria, y en ocasiones cuentan con la participación de otros organismos. Las investigaciones calculan, entre otras sustancias, el nivel de microcontaminantes como bacterias, toxinas o compuestos farmacéuticos ubicados en aguas superficiales.

Eloy García Calvo, director del Instituto IMDEA Agua, advierte que uno de los problemas existentes y que irá aumentando a lo largo de los próximos años es la generación de cianobacterias en grandes masas de agua. Éstas liberan compuestos tóxicos, siendo las microcistinas las más habituales y peligrosas, ya que se alojan en el hígado tras su ingesta.

El Consejo Económico y Social de Aragón premió en 2005 a un proyecto de investigación elaborado en conjunto por el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Zaragoza y la compañía de tratamiento de aguas OX-CTA. En ella plantearon el problema que implican estas toxinas en el agua de consumo, al llevar consigo el riesgo de una necrosis hepática aguda masiva capaz de comprometer la vida.

Presentaron varios casos, como el del florecimiento de especies del género Mycrocystis en los ríos de Ohio y Potomac en 1931, que afectó a miles de personas y puso en relieve la incapacidad de los procesos de precipitación, filtración y cloración para eliminar las toxinas. Consideran necesaria la integración de productos biodegradables y respetuosos con el medio ambiente en las estaciones de tratamiento de aguas.

IMDEA Agua, al igual que otras organizaciones semejantes, se centra en la investigación para el desarrollo de métodos de determinación de fármacos o sustancias tóxicas en aguas de consumo. Además, colabora en proyectos con las plantas de depuración de agua para localizar elementos contaminantes. La Directiva Europea de Aguas acuerda unos valores máximos de compuestos contaminantes que no se pueden superar y para ello, es necesario un equipo especializado que detecte valores mínimos en las aguas.

El agua, tal y como se encuentra en la Tierra, se cree que llegó a través de cometas y asteroides que transportaban hielo. Otra teoría, la volcánica, afirma que se formó en el centro de la Tierra. El fácil acceso a ella en países desarrollados hace que a veces no se le muestre toda la admiración y el respeto que se debería, pues se siguen produciendo vertidos en ríos y mares a lo largo de todo el mundo, deteriorando la propia salud humana y el ecosistema. Hechos que pueden, en un futuro, hacer inútiles estos procedimientos de distribución y calidad.

Visto 807 veces

Medios

Deja un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación, por lo que pueden tardar un poco en publicarse o rechazarse.

Buscar

@infoactualidad_

¿Qué comemos hoy?

 
Ciencias de la Información

<PRIMEROS>

Hamburguesas con patatas

Alitas de pollo

Merluza en salsa

<SEGUNDOS>

Gazpacho 

Paella mixta 

Ensaladilla rusa

  

Infoactualidad no recaba datos personales de ningún tipo, pero emplea cookies para contar las visitas. La navegación por el sitio significa aceptar este uso.